Lima, 26 de Junio 2022, (Envío especial para El Informante Perú).- El acoso sexual esta considerado como violencia contra la mujer, esta reconocida como una vulneración a los derechos humanos y una de las tantas formas que hay de discriminación por razones de sexo, las actitudes y practicas del acoso sexual callejero, serian producto de patrones arraigados de machismo y la constante intención del hombre de demostrar su poder y ejercer subordinación sobre la mujer perpetuándola, estamos sin duda ante un complejo problema que tiene diversas aristas y actores involucrados y que además está científicamente demostrado que afecta tanto a la salud como a la calidad de vida de las mujeres que la padecen, un dato importante es que en estos mas de dos años de pandemia por el virus del covid-19, el acoso sexual es un delito que se ha incrementado en todo el mundo, es un fenómeno muy común de los que un numero importante de personas podrían creer y es que la cifra negra de la no denuncia en este delito es muy alta y debido a varios motivos.

No hay duda que la data científica es muy importante para cualquier trabajo serio que se quiera realizar, sin embargo a la fecha no se cuenta con una información real ni estadísticas que muestren la prevalencia de todas las formas de violencia que afectan a las mujeres, tampoco existe un registro nacional que sea integral y articulado con las instituciones del Estado y privadas que están directamente involucradas en la problemática, al no existir registros unificados ni indicadores que muestren las diversas acciones o esfuerzos realizados a la fecha, es muy difícil sentar las bases ara buscar soluciones a corto, mediano y largo plazo.

En mi opinión no ha existido una voluntad real de los últimos gobiernos y tengo que señalarlo menos aun con este gobierno y ello es fácil de constatar analizando los recursos destinados para implementación de las normas y políticas publicas, ya a mas de nueve meses de este gobierno y con un importante incremento en el delito de acoso sexual, este gobierno no ha trabajado ni diseñado alguna campaña para concientizar a la población en la importancia de denunciar este delito, además tenemos hoy el segundo lugar, luego de México en el delito de feminicidio.

Lo que esta sucediendo en nuestra país es que en la practica la mujeres victimas de la violencia tienen que enfrentar una serie de obstáculos, desde un absurdo sistema burocrático, sumado a una falta evidente de interés por brindarles apoyo a su denuncia, ello en mi entender tiene que ver con los patrones culturales que persisten en nuestra sociedad, un claro ejemplo de ello son nuestros operadores de justicia, reflejados en los altos niveles de impunidad que se registran.

El acoso sexual callejero es un problema de violencia de genero y de inseguridad ciudadana que hoy se concentra en la ciudad de Lima, somos la ciudad en el país de mayor violencia de genero, un factor sin duda es la mayor densidad demográfica, aunado a un total desinterés por parte de las autoridades.

Un objetivo a trabajar urgente es lograr que las autoridades asuman su responsabilidad y trabajan estrategias y planes integrales, al ser un problema transversal son varios los actores que deben juntarse para llegar a realizar una adecuada planificación y de manera paralela un trabajo de empoderamiento a la mujer.

(*) Presidente de Aprosec
www.aprosec.org

Print Friendly, PDF & Email