Lo que está experimentando la ciudad de Lima no es un paro de transporte sino una medida de fuerza de un servicio ilegal que no es posible formalizar porque sería un retroceso

Lima, 25 Noviembre 2019, (ANDINA).- Lo que está experimentando la ciudad de Lima no es un paro de transporte sino una medida de fuerza de un servicio ilegal que no es posible formalizar porque sería un retroceso, consideró el gerente general de la Fundación Transitemos, Alfonso Florez.

El experto indicó que detrás de la violencia de esta falsa protesta se esconden grandes intereses y no precisamente el derecho al trabajo ni el servicio a la población.

“Esto no es un hecho aislado de informales. Hay grandes intereses del transporte del Callao que ahora, con la integración de la ATU, van a perder muchas rutas ya que muchas estarán superpuestas y no van a poder operar. Esto no es un paro de transporte, es una medida de fuerza de quienes realizan una actividad ilegal”, dijo.

Comentó que la agresión de los colectiveros hacia los operadores de transporte formales, como se ha visto hoy, no se puede permitir de ninguna manera.

Indicó que quienes están detrás de la medida de fuerza no son personas en condición de pobreza, porque -dijo- de lo contrario cómo se explica que puedan comprar autos o unidades tipo van que bordean los 18, 000 y 20, 000 dólares.

Para el experto, el transporte está en una situación difícil desde hace más de 30 años y es inadmisible continuar tolerando que este sector se convierta en una solución a problemas sociales de fondo.

“El fenómeno de los colectiveros se ha multiplicado exponencialmente durante la gestión del alcalde Luis Castañeda, que no hizo nada para continuar con la reforma del servicio transporte iniciado en la gestión de Susana Villarán. Pero esto no puede resolverse con presión ni vandalismo. Esa no es la solución”.

Alfonso Florez descartó las declaraciones de dirigentes de colectiveros según las cuales existirían 200,000 en la ciudad de Lima. Dijo que si bien no hay una cifra oficial, esto podría determinarse con la estadística de venta de vehículos.

“Considero que son menos, pero suficientes para generar un problema, el cual empezará a resolverse cuando la Autoridad Autónoma del Transporte (ATU) termine de licitar todas las rutas de corredores complementarios y de zonas no atendidas que demanda la ciudad”, finalizó el titular de Trasitemos.

Print Friendly, PDF & Email