Luis Enrique Gatica Silva acaba de cumplir 90 años y si con ese nombre dice poco, las generaciones amantes del bolero y la balada lo tienen entre los grandes.

Santiago de Chile, 15 de Agosto 2018, (PL).- Luis Enrique Gatica Silva acaba de cumplir 90 años y si con ese nombre dice poco, las generaciones amantes del bolero y la balada lo tienen entre los grandes a este chileno conocido como Lucho Gatica.

‘A mi papá lo quieren en Cuba, lo quieren en España, lo quieren en Brasil, en México y en tantos países, pero por supuesto que este cariño chileno es diferente y especial para él’, destacó su hija mexicana Juanita Gatica Cortés.

Todo a propósito de un homenaje al ganador del Grammy Latino a la Excelencia en 2007 en su natal Rancagua, en el centro de Chile, donde fue develada una estatua de bronce en el Teatro Regional con su figura y la de su hermano Arturo.

Su último disco, Historia de un amor, data de 2013. Hizo dúos nada menos que con la italiana Laura Pausini, la luso-canadiense Nelly Furtado y el canadiense Michael Bubblé, entre otros.

Pero mucho antes, Lucho Gatica se convirtió en imprescindible de los románticos de las década de 1950 y 1960 con éxitos como Piel Canela, Contigo en la distancia, Bésame mucho, El reloj, No me platiques más y el clásico chileno Yo vendo unos ojos negros.

En enero de 2008 fue incluido en el Paseo de la Fama de Hollywood, con la estrella número 2354.

Con tres matrimonios, el actual con Leslie Deeb, tiene siete hijos y 11 nietos. Llegó a alternar en Estados Unidos, donde se radicó después de su primer divorcio, tuvo alguna vez encuentros con Elvis Presley y Nat King Cole.

No obstante los numerosos reconocimientos recibidos en Chile, además de homenajes en eventos como el tradicional Festival de la Canción de Viña del Mar, Lucho Gatica es menos famoso de lo que creyera en su tierra natal.

Print Friendly, PDF & Email