Sebastián Lelio y la actriz transexual Daniela Vega tienen razones para sentirse eufóricos, después que la cinta ”Una mujer fantástica” ganó el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana.

Santiago de Chile, 05 Febrero 2018, (PL).- Sebastián Lelio y la actriz transexual Daniela Vega tienen razones para sentirse eufóricos, después que la cinta ”Una mujer fantástica” ganó el Premio Goya a la Mejor Película Iberoamericana.

Pero además de las congratulaciones, incluida la de Michelle Bachelet, presidenta de Chile, la crítica internacional refuerza sus apuestas para el largometraje nominado al Oscar en el apartado de producciones extranjeras.

Lo de Lelio no es casualidad. Este realizador chileno de origen argentino ya cruzó las fronteras de la excelencia con Gloria, en la que dibuja a una mujer cercana a los 60 años que busca el amor para desterrar la soledad.

Con Gloria la actriz Paulina García se hizo del Oso de Plata en la Berlinale en 2013 y colocó el nombre del director y guionista en los primeros planos, tras conquistar el lauro en el Festival de San Sebastián de Cine en Construcción.

Con Una mujer fantástica se impuso a la colombiana Amazona, la mexicana Tempestad y la argentina Zama.

Lelio, que junto con Pablo Larraín (No, El club, Neruda) se inscribe entre los más notables realizadores chilenos, dedicó el Goya ‘a toda la generación de cineastas que está detrás de esta película y que está empujando muy fuerte por el nuevo cine en Chile’.

Daniela Vega dijo en Madrid que se trata de una batalla de ‘rebeldía, resistencia y amor’.

Una mujer fantástica cuenta la historia de Marina, una transgénero, cuyo novio es un hombre de familia conservadora y mucho mayor que ella.

Luego de una velada de celebración, el hombre muere repentinamente, una situación que obliga a Marina a enfrentar los prejuicios sociales y en particular de la familia de su ex pareja.

En la disputa del Oscar, la producción de Lelio se enfrenta a In the fade, del turco-alemán Fatih Akim, con buenas sensaciones porque es un conocido de Hollywood; Happy end, nada menos que del oscarizado austriaco Michael Hanecke.

Además, Verano 1993, de Carla Simón (España); Layla M., de Mijke de Jong (Holanda); My pure land, de Sarmad Masud (Reino Unido): L´insulte, de Ziad Doueri (El Líbano); y The Square, Palma de Oro en Cannes, de Ruben Ostlund (Suecia).

Print Friendly, PDF & Email