Lima, 03 de Setiembre, (ANDINA).- La banda peruana Zen será la agrupación que compartirá escenario en la presentación de Billy Idol en Lima este 4 de setiembre alisa un repertorio que resume los temas que han caracterizado a los músicos peruanos y que los han ubicado en un sitial preferente en el rock nacional.

Considerados actualmente como una de las bandas referentes de nuestro país, para Jhovan es una “es como una suerte de felicitación por todo el trabajo que hemos hecho; como una condecoración” por parte del público que los acompaña desde sus inicios y de los que con el correr de los años se han sumado a su legión de seguidores.

En entrevista, Jhovan analiza no solo el trabajo desarrollado por Zen, sino la escena musical peruana y reflexiona del por qué no existe una industria musical en el país que permite un universo de artistas que sean reconocidos masivamente por el público a partir de su trabajo.

Por ello para el vocalista la escena no ha logrado insertar nuevas agrupaciones, ya que con el correr del tiempo “muchas han desaparecido y en los últimos 15 o 20 años no se ha renovado mucho la escena y si vemos ya no hay más. Lo percibo en los festivales, donde nos estamos encontrando siempre casi con las mismas bandas, incluso las más modernas apenas tienen cinco años menos que nosotros”.

– Y ¿cómo ves la industria hoy en día? Es decir las nuevas tendencias…

-Desde que tengo uso de razón y con más de 30 años cantando, nunca he sido testigo de algo que se llama industria. Lo que sí he visto es que cada uno trabaja de manera independiente; siempre hemos sido muy escena indie. Así ha sido toda la vida en todos los géneros musicales. En el Perú, la cumbia, la salsa, el rock son indie porque todo se hace con su plata

-Siempre independiente…

-Creo que es una escena nada fuerte, al menos comparada con Argentina, México, Colombia. Creo que perdimos una gran oportunidad cuando algunos géneros musicales estuvieron en boga porque falto visión de industria. Alguna vez alguna disquera quiso entrar en el Perú, pero desapareció por el tema de la piratería.

– ¿Con el recorrido que tienes cuál debe ser el primer paso para que avancemos como industria?

-Ahí has tocado un tema que para mí es crucial. Por ejemplo, Argentina, México y Colombia son países que han tenido políticas culturales que han hecho que el negocio sea rentable para músicos, para que la gente invierta. Pero la parte más importante a desarrollar es tener el tema cultural claro. Con tantos años en la industria, lo que te puedo decir respecto, es que solemos ver mucho lo que viene de afuera, no creemos que aquí se pueden hacer cosas. No nos la terminamos de creer, de que podemos hacer cosas interesantes. Y eso es un tema cultural, mental; un tema colectivo que va más allá de los músicos.

-Va más allá de la intervención del Estado, es un tema de cómo el público ve la cultura

-Así es, es cuando ves algo que está hecho en Alemania, ya sea un carro, una lavadora que es más caro, tú lo pagas porque confías en que como es alemán ‘no me va a fallar’ por sus estándares altos en su fabricación. Y eso se traduce en el arte y se repite la misma figura cuando el fin de semana te preguntas ¿voy a ver una banda argentina, colombiana o peruana? Ahí dicen como el artista es de Perú te dices a ti mismo ‘los puedo volver a ver’ o de repente ‘no son tan grandes’. El público no termina de valorar el trabajo y el músico no termina de valorarse a sí mismo. Ahí es a donde yo voy al decir que es un tema cultural que va más allá de los apoyos económicos con la industria en general. Y es que si el público peruano creyera en su material tendríamos un Cerati, tendríamos el Tri.

-Claro más referentes…

-Sí, dentro de rock. Y me pongo a pensar cuando estoy en reuniones sociales, amicales, sale el tema de la internacionalización y siempre se pone como ejemplo a artistas de otros lugares.

-¿Qué artistas tenemos nosotros que esté con ese estándar? Quizá solo Gian Marco

-Sí pues, sería él.

-Y ahora ustedes están a días de compartir escenario con Billy Idol… ¿cómo se sienten al respecto?

-Hace dos o tres semanas, se nos preguntó si estábamos disponibles y fue luego de que la productora tuviera una charla con el equipo técnico del artista que recibimos el okey, de que todo está bien. Hasta la fecha hemos coordinado con la parte técnica. Estamos listos para tocar, hemos armado nuestro repertorio con las mejores canciones porque entendemos que probablemente haya un público que sepa quiénes somos, pero nunca nos ha escuchado en vivo. Así que siempre es un reto pararte en el escenario. Esto es justo un poco de lo que te hablaba. Que nos paremos en el escenario y la gente se sienta orgullosa. No pretendo gustarle a todo el mundo eso es imposible, pero si tener el respeto de los asistentes.

-Justo hablando de los temas míticos de Zen y esta pregunta se ha repetido mucho en redes ¿Vamos a escuchar sus éxitos más grandes?

-De todas maneras. Un un sello que tiene la banda es que nuestras canciones duran en aproximado como tres minutos, son cortas y de la escuela de The Beatles; eso nos permite hacer 30 a 45 minutos abarcando una buena cantidad de canciones; entre clásicos de la banda y también parte del material que hemos que seguimos sacando

Print Friendly, PDF & Email