Lima, 05 Diciembre 2021, (Envío especial para El Informante Perú).- Una vez más Pedro Castillo recurre a los ronderos para incluirlos en sus problemas, algo que está fuera de lugar, nuevamente un despropósito, como cuando los propuso para que enfrenten el delito urbano en ciudades como Lima y el Callao. La propuesta de poner una oficina de ronderos al lado de su despacho y sea esta oficina la que lo monitoree y controle es algo que no tiene sentido en boca de un presidente de la república, pareciera que él está convencido de que las rondas campesinas son otro poder del Estado.

Las rondas campesinas solo actúan ante la falta de presencia del Estado, por ejemplo hablamos de zonas muy alejadas del país donde no llega la administración de justicia, por ello es un despropósito absurdo e inviable al señalar que les dará una oficina al costado de la suya y que se someterá a una investigación por parte de los ronderos a ver en la actual normativa tal propuesta no tiene asidero legal y además estaría alterando la actual estructura orgánica del despacho presidencial, de que nos quiere hablar Pedro Castillo cuando hace esta clase de propuestas, el crear una oficina de ronderos en palacio de gobierno son propuestas impertinentes, absurdas que no tienen sentido, no obedecen a conocimiento alguno de cómo funciona el Estado, si habláramos de música la propuesta de la oficina de ronderos es Sin ton ni son.

Finalmente, y cuidado como dice el título de este articulo hay una gran brecha entre ser rondero y ser bandolero, ya que hay un mensaje entre líneas que no quiere o pretende someterse a la Justicia que todos nos sometemos como ciudadanos y como funcionarios, desde el más humilde de los funcionarios públicos hasta el presidente de la república, pedro castillo debe de comprender que nadie está por encima de la justicia.

(*) Presidente de Aprosec
www.aprosec.org

Print Friendly, PDF & Email