Tacna, 23 Noviembre 2021, (El Informante Perú).- La familia Sacari Viracocha, natural del centro poblado menor de Aricota, distrito de Quilahuani, en la provincia de Candarave, hallaron el modo de salir de la pobreza, mediante la producción y comercialización de yogurt y queso, con financiamiento y asistencia técnica del proyecto Haku Wiñay de Foncodes, programa nacional del Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social – Midis.

Corina Sacari Viracocha, Gabrela Sacari Viracocha e Inés Viracocha Yavejaña decidieron asociarse en el grupo de interés “Los Viracochocas” y se presentaron al “Concurso de Emprendimientos Rurales Inclusivos del proyecto Haku Wiñay” logrando ganar un capital de trabajo de S/7,500, con lo cual compraron materiales para mejorar el proceso de producción y almacenamiento como equipos de pasteurización y homogenización, desnatadora, cámara de fermentación y otros.

Además, con un fondo adicional, contrataron a un especialista que les brindó asistencia técnica que ha permitido implementar mejor el negocio, desde la infraestructura, calidad del producto, la inocuidad, la presentación y comercialización.

“Desde hace un buen tiempo veníamos produciendo yogurt. Casi siempre era para el consumo familiar, lo hacíamos de manera empírica, de lo aprendido de nuestros padres y abuelos. Ahora, con la capacitación y asistencia técnica lo hacemos con calidad como para competir en el mercado”, cuenta doña Corina Sacari Viracocha, lideresa del emprendimiento dedicado a la producción y producción de derivados lácteos.

Empezaron produciendo 30 litros de yogurt y en poco tiempo duplicaron, y poco a poco va aumentado su capacidad productiva. Esto hizo que también se incrementen sus ganancias.

Como todo emprendimiento familiar, empezó desde abajo, en un espacio en su vivienda, donde realizan el procesamiento de la leche extraída de sus propias vacas. Ahora, la producción de yogurt es más tecnificada y de mejor calidad y, por lo tanto, de mayor valor agregado.

La producción de yogurt va en ascenso: 240 litros semanales y un ingreso bruto de S/ 1,000. Esta actividad genera empleo para todos los socios y sus familias. Es más, el negocio está afiliado a Asociación de Productores de Derivados Lácteos “Belén Andino”, que ya cuenta con registro sanitario y marca colectiva registrada en INDECOPI.

Los socios del emprendimiento siguen enfocados en seguir aumentando la capacidad de producción y abrir nuevos nichos de mercado. “Queremos seguir creciendo y ampliando nuestro emprendimiento, ya que es rentable y cada vez nuestra marca de yogurt y queso se van haciendo más conocidos a nivel regional”, comenta orgullosa la emprendedora.

Intervención de Haku Wiñay

El Ministerio de Desarrollo e Inclusión Social a través de Foncodes con el proyecto Haku Wiñay interviene en las comunidades de los distritos de Quilahuani, Palca, Candarave, Héroes Albarracín y Sitajara, provincia de Candarave, Tacna y Tarata, donde 2,100 hogares trabajan en tecnologías productivas con un presupuesto de S/ 11.6 millones. Asimismo están en marcha 99 emprendimientos rurales inclusivos en los que participan 312 familias organizadas.

De esta forma, las familias tienen mejores oportunidades para enfrentar la pobreza al haber diversificado sus ingresos monetarios y no monetarios. En todo este proceso tienen el acompañamiento de Foncodes con el proyecto Haku Wiñay con fondos concursables, transferencia de activos productivos, asistencia técnica y capacitación.

Print Friendly, PDF & Email