Lima, 11 Julio 2021, (Envío especial para El Informante Perú).- Al interno Vladimiro Montesinos, justo en segunda vuelta entre Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski en el año 2016, se le encontró un teléfono celular proporcionado por un personal de la Marina de Guerra del Perú, por lo cual fueron condenados en el 2019 ambos a 4 años de pena efectiva. En la segunda vuelta del 2021 Vladimiro Montesinos incurre en la misma falta. En este caso la reincidencia es muy grave, por lo que desde APROSEC consideramos que debe haber tolerancia cero ante este nuevo delito, y considerando el antecedente tendrá que haber una ejemplar sanción penal porque no se puede permitir que presos de alta peligrosidad como el mismo Montesinos o como Abimael Guzmán puedan comunicarse con toda facilidad con miembros de su organización delictiva.

Ante este panorama que compromete a las autoridades penitenciarias del país, esto son el análisis y la propuesta de Aprosec:

La normatividad del Centro de Reclusión de Máxima Seguridad CEREC la conforma un Comité Técnico multisectorial integrado por el INPE, Justicia, Interior, y la Marina. El CEREC y el penal de Challapalca fueron diseñados por el mismo interno Montesinos para albergar internos de máxima seguridad, es decir, internos especiales de alta peligrosidad para la seguridad nacional y actualmente cuenta en su recinto con seis internos; Abimael Guzmán, Vladimiro Montesinos, Víctor Polay Campos, Miguel Rincón Rincón. el camarada Artemio y Feliciano. El CEREC está ubicado estratégicamente en la Base Naval y cuenta con las medidas de seguridad convenientes que garantizan la seguridad del país. La negligencia o corrupción son fallas humanas que a pesar de las normas y reglamentos existentes se van relajando con el paso del tiempo, esto no denota la vulnerabilidad física de la instalación. El Art.15 contempla el derecho a la comunicación de los internos por lo cual el INPE instaló una cabina telefónica la misma que tiene un protocolo para su utilización, esta se encuentra alejada de las instalaciones y el interno accede a ella bajo custodia y supervisión.

No es recomendable desactivar las instalaciones del CEREC ni trasladar a los internos a otros penales de máxima seguridad por el riesgo que significaría juntarlos con otros internos y que puedan interactuar como correas de transmisión considerando que son cabecillas de cúpulas terroristas y bandas.

organizadas que pueden crear zozobra en cualquier establecimiento penitenciario del país por su ideología y modus operandis tanto interna como externamente (caso Movadef y Vladiaudios).

El interno Vladimiro Montesinos ha vulnerado la seguridad por negligencia o falta de control de las autoridades penitenciarias. Los establecimientos penitenciarios de máxima seguridad como: Challapalca, Cochamarca, Ancón I por antecedentes no garantizan la seguridad para el albergue de estos internos especiales. Al parecer la Marina de Guerra del Perú querría que dichos internos sean trasladados a otros penales a fin de que pasen a manos del INPE, lo cual no es lo más recomendable.

La principal sugerencia sería que el personal de custodia del CEREC esté a cargo del Grupo de Operaciones Especiales del INPE (GOES) dentro de la Base Naval, como lo realizado en el penal de Barbadillo dentro de la Base DINOES de la PNP, a fin de evitar dualidad de funciones institucionales que nunca traen buen resultado, lo cual garantizaría la seguridad nacional.

Finalmente, esperamos que esta reincidencia por parte de Vladimiro Montesinos sea sancionada como corresponde. La Ley estipula una mayor sanción de la condena por reincidencia en estos casos ya que la impunidad no puede ni debe prevalecer.

Print Friendly, PDF & Email