El torneo especial se jugará en 12 países del Viejo Continente del 11 de junio a 11 de julio

Lausana, 09 Junio 2021, (ANDINA).- Retrasada un año por la pandemia, la Eurocopa de fútbol se inaugura el viernes y se verá acompañada hasta el 11 de julio por una multitud de precauciones sanitarias, diferentes dependiendo del país y que afectan tanto a los jugadores como a los espectadores.

Jugadores, cuerpos técnicos, trabajadores, medios de comunicación están acostumbrados a las “burbujas” que desde hace casi un año han permitido la reanudación de las competiciones a mediados de 2020: tendrán que someterse regularmente a test, espaciados un máximo de cuatro días, mantener sus distancias y evitar visitas y escapadas, un aislamiento que corre el riesgo de influir en la vida del grupo, algo que ya era un aspecto clave a largo plazo.

Los equipos vivirán por tanto bajo la constante amenaza de retiradas por contagios, como la del arquero neerlandés Jasper Cillessen para todo el torneo o las de los españoles Sergio Busquets y Diego Llorente y los suecos Dejan Kulusevski y Mattias Svanberg de cara al España-Suecia del próximo lunes.

Aunque nunca se trató de imponer la vacunación a los participantes, algunas de las delegaciones ya habrán recibido una o dos inyecciones, aunque no es posible calcular la proporción. Por ejemplo, el cuerpo técnico de la selección francesa se vacunó antes de finales de mayo, pero no se organizó nada para los jugadores, donde se optó por su “elección personal”.

La selección española, de su lado, recibió la autorización para vacunarse el miércoles tras el positivo de Busquets.

Print Friendly, PDF & Email