Se han identificado por lo menos tres depósitos de avalanchas de escombros

Lima, 12 de Marzo 2021, (ANDINA).- El volcán Tutupaca, ubicado en la región Tacna, es el macizo con mayor número de colapsos en el sur y el cuarto más activo del Perú —después del Ubinas, Sabancaya y Misti—, según una reciente publicación científica del Instituto Geológico, Minero y Metalúrgico (Ingemmet) en el “Journal of South American Earth Sciences”.

Es considerado un complejo volcánico, porque está formado por tres edificios: el Tutupaca Basal, emplazado hace 1.14 y 0.75 millones de años; Tutupaca Oeste, alrededor de 33,000 años; y el Tutupaca Este es el más joven, al formarse en los últimos 11,000 años.

Se han identificado por lo menos tres depósitos de avalanchas de escombros en el Tutupaca, que lo convierten en el volcán activo. Dos colapsos ocurrieron en el edificio más joven, el primero hace 8,000-6,000 años y el segundo hace aproximadamente 218 años, por lo que este último es quizás el colapso de flanco más joven de un volcán en los Andes.

El último ciclo eruptivo del Tutupaca coincide con las erupciones de 1787-1789 y 1802 d.C., reportadas en las crónicas, con un índice de explosividad volcánica 3 y es la segunda erupción más importante ocurrida en época histórica en el sur peruano, después del rugido del volcán Huaynaputina, en el año 1600 d.C.

Riesgo volcánico

Por otro lado, los mapas de peligros del Tutupaca, publicados por el Ingemmet, muestran que pueblos de la provincia tacneña de Candarave e infraestructura hídrica, minera y energética se encuentran en zonas de riesgo volcánico.

Ante una eventual erupción del Tutupaca podrían ser afectadas las operaciones mineras de los pórfidos de clase mundial Cuajone, Quellaveco y Toquepala, principalmente por la caída de ceniza y el emplazamiento de lahares (huaicos volcánicos), capaces de destruir infraestructura para el abastecimiento de agua; por ello, el Ingemmet recomienda implementar medidas de mitigación.

Los estudios se desarrollaron como parte de la cooperación científica entre investigadores del Observatorio Vulcanológico del Ingemmet, el Instituto de Investigación para el Desarrollo de Francia (IRD), el Laboratorio de Magmas y Volcanes, la Universidad Clermont Auvergne, la Universidad de Grenoble, entre otros.

Print Friendly, PDF & Email