Será un año clave para el país, con elecciones generales y celebración del Bicentenario de la Independencia

Lima, 31 Diciembre 2020, (ANDINA).- Con expectativa y mesura, los peruanos celebraron en sus hogares la llegada del año 2021, tras 9 meses y medio de un prolongado y agotador estado de emergencia que incluye, al día de hoy, restricciones de movilidad y toque de queda por la pandemia del covid-19.

Para aminorar el riesgo de contagios del coronavirus, en los últimos días las autoridades sanitarias llamaron intensamente a recibir el Año Nuevo con el núcleo básico de la familia y evitar las visitas de parientes y amigos, una recomendación acatada mayoritariamente por la población.

Como es usual en las fiestas de Año Nuevo, los peruanos expresan de distintas maneras sus deseos de prosperidad y bienestar, anhelos que esta vez están vinculados, sobre todo, con la esperanza de una solución para la pandemia y llegada de la vacuna contra el coronavirus.

Con esperanza

Con un repunte en las cifras de nuevos positivos y hospitalizaciones por covid-19 en las regiones de la costa norte y centro y en Lima Metropolitana y Callao, el 2021 ha llegado al Perú sin grandes fiestas ni fuegos artificiales, pero sí con la esperanza de tiempos mejores.

A diferencia de años previos, el 1° de enero no será para los peruanos un día de playa, pues una disposición reciente del Gobierno –para evitar aglomeraciones y aminorar el riesgo de contagios– prohibió su uso hasta el lunes 4.

Pese a estas limitaciones, en los hogares no han faltado las tradicionales prendas de color amarillo, para atraer energías positivas y la buena suerte, ni las cenas de medianoche, donde predominan el pavo y el cerdo, junto a otras licencias de la variada gastronomía local.

Print Friendly, PDF & Email