Una vergonzosa burla presidencial – Opinión de César Ortiz Anderson

Opinión de César Ortiz Anderson. En un operativo conjunto entre la Fiscalía y la Policía, se han detenido a 10 personas involucrados en el caso de los audios que involucran al presidente de la República, la Fiscalía debe realizar un trabajo prolijo para llegar a la verdad de este bochornoso hecho. 

Lima, 04 Octubre 2020, (El Informante Perú).- El presidente de la República Martin Vizcarra en declaraciones a la prensa durante una visita a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos hace dos días señaló algo en mi opinión realmente vergonzoso y ofensivo para muchos, que, “por su salud mental”, no ha escuchado más audios de su propio escándalo. Ahora entiendo por qué PPK, decía “aquí tengo a mi Martincito”. Un vivo puede hacerse el tonto, pero al revés nunca.

Las condiciones sociales del país en estos momentos de inflexión histórica exigen otro nivel de comunicación y de conciencia social que tiene que ver con el civismo y el amor a la Patria, así como con el deber y la responsabilidad que significan conducir los destinos de las generaciones futuras que tendrán que responder por la continuidad de nuestro país en el contexto global del siglo XXI. Esta forma de conducir el país, con burla, con simpleza y sarcasmo ante la peor situación en la que se encuentra la República del Perú desde la derrota en la Guerra con Chile a causa de la pandemia del coronavirus es una prueba de la incapacidad moral del señor Martín Vizcarra para ejercer el cargo de la primera magistratura. Estas declaraciones resultan injustificables en un país que ya desde antes de la pandemia contaba con el primer lugar en número de enfermos mentales en la región suramericana. Y resultan mucho más intolerables cuando el Perú es el país en todo el Orbe con las más altas cifras en víctimas mortales durante la pandemia según la proporción por cantidad de habitantes.

Ya cumplí 42 años de experiencia en temas de Seguridad Integral, de los cuales 22 al frente de la Asociación APROSEC, “Asociación Pro Seguridad Ciudadana Contra la Criminalidad en el Perú”, sin duda recorrí muchas adversidades, sacrificios y riesgos; pero en mi caso fue una oportunidad de crecimiento, en algo que me gusta, la Seguridad, lo que me llevó a ingresar al complicado y nada limpio mundo de la Política. Para ello tengo que remontarme al año 1992, mes de noviembre, en la intentona de golpe contra Fujimori. A raíz de ello, participé en el asilo político del Ingeniero y broadcaster Julio Vera Gutiérrez y al abogado y político Alberto Borea Odría, que estaban amenazados de muerte por el régimen, ambos fueron asilados en la embajada de Costa Rica, en el año 2001 convocado por un líder de un partido político, para dar seguridad a su familia y a la presentación del video Kouri/Montesinos, video que terminó de derrumbar a ese régimen, pero en nuestro País, los enemigos te acusan de no haber hecho nada importante, por ello la campaña exitosa que lideré, en el año 2003, ante el secuestro del
escolar Luis Guillermo Ausejo, la campaña del “Lazo Amarillo”, el País se unió a esa campaña con marchas y portando el lazo amarillo en sus solapas, en sus vehículos y casas, que dio como resultado la liberación sano y salvo del escolar y sin pago alguno, por ello ratifico experiencias muy gratificantes. Hace poco un empresario me dijo “todo el tiempo cambié mi vida haciendo negocios y dinero, hoy cambiaria todo ello, por un poco más de vida”. Pocos días después perdió la vida.

Ya estamos muy próximos a elecciones y por lo que se está viendo todo apunta a que estas elecciones sean más de lo mismo, ni la grave crisis de la pandemia que vivimos nos hace reflexionar como ciudadanos, los que manejan la política, se burlan en nuestras narices, hay para todos los gustos, partidos sin candidatos y como no, candidatos sin partidos, los llamados “Vientre de Alquiler”, sabemos que ello se traduce en la clásica repartija del Poder Pero, ¿qué hacen las autoridades electorales respecto a ello? La respuesta recurrente es Nada, ya el Presidente Vizcarra ha institucionalizado la mentira en el País, además con el aval de la impunidad y donde las principales instituciones se callan en mil idiomas, el ejemplo arrastra y por ello la delincuencia viene creciendo de manera preocupante, para darles un ejemplo, ha muerto de Covid-19 el rey del oro ilegal, alias Peter Ferrari el cual tenía temas pendientes con la justicia Americana y ante las cosas extrañas que pasan en el País, la justicia Americana está solicitando se le haga la prueba de ADN al cadáver de Ferrari, para muestra un botón y en este contexto que vivimos, tienen la razón para solicitar esa prueba: La verdad es que se vienen tiempos peores a los actuales producto de la pandemia, en lo referente a salud, con más contagios, producto de esta reactivación a medias de la cuarta fase, a pesar que seguimos con contagios, la respuesta de ello en salud la tendremos en 20 días más, la economía seguirá teniendo problemas, sería bueno escuchar las propuestas del economista Jorge Gonzáles Izquierdo, una de los profesionales más coherentes que es entrevistado regularmente por los medios de comunicación. Otro gran problema es el quebrantamiento de la Ley, que es la delincuencia y que se viene incrementando de manera preocupante y con el agravante de que algunos de los que han quedado sin trabajo, por las circunstancias, entrarán también al mundo delictivo, sin duda un panorama nada halagador, pero real.

En estas circunstancias ¿Qué nos espera en estas elecciones? La reciente burla del presidente Vizcarra al decir que no ha oído los audios que lo involucran en el escándalo en investigación por la Fiscalía, y que estuvieron a punto de ocasionar su vacancia en el cargo, “por su salud mental”, nos deja entender que la mentira y el engaño, que son un tipo de maltrato, seguirá siendo parte de la costumbre en la celebración de las Elecciones Generales, porque mentir es la costumbre de cada uno de los últimos Presidentes. De nada ha servido el caso Lava Jato para la conciencia cívica del pueblo peruano. Al parecer una vez más se equivocarán y votarán por el candidato que más les gusta, por el que pertenece al clan más grande o al “ayllu” más extenso, o por el que “roba pero hace obra”. ¿Por obra de quién en esta oportunidad candidatos como George Forsyth, Daniel Urresti, Salvador del Solar puntean las encuestas? Un jugador de fútbol, un coronel y un actor. ¿Carreras políticas? Ninguna. La ciudadanía peruana viene cometiendo este error por lo menos desde hace 30 años. Hoy en día, si apareciese un candidato serio, honesto, responsable y políticamente correcto como Fernando Belaúnde Terry, el último presidente respetable que ha tenido el Perú, sencillamente el pueblo no lo reconocería porque se ha acostumbrado a votar por el candidato en el que se ve reflejado en toda su semejanza, en toda su ignorancia, informalidad, precariedad, falta de educación, irresponsabilidad y malicia, las características que esos mismos líderes políticos que hoy enfrentan procesos penales por corrupción se han encargado de inculcar en el electorado en las tres últimas décadas. Los peruanos tenemos lo que nos merecemos, las cifras de la pandemia no son gratuitas.

Corremos el grave peligro de repetir el plato del pueblo venezolano, incapaz de reaccionar con inteligencia, educación y responsabilidad a tiempo, fue arrastrado hacia el abismo por el régimen de Maduro y el chavismo. Nuestra ignorancia e irresponsabilidad puede llevarnos al mismo destino. Un pueblo que elige a los corruptos no es víctima, es cómplice o idiota.

(*) Presidente de Aprosec
www.aprosec.org

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!