El año 2019 no pasará a la historia a nivel deportivo. No hubo una gran estrella que sobresaliera sobre el resto. Fueron doce meses con falta de grandes hitos.

París, 31 Diciembre 2019, (ANDINA).- El año 2019 no pasará a la historia a nivel deportivo. No hubo una gran estrella que sobresaliera sobre el resto. Fueron doce meses con falta de grandes hitos, por lo que todas las miradas están puestas en un prometedor 2020, donde se juntan Juegos Olímpicos, Eurocopa y Copa América.

Es cierto que ha habido figuras como Marc Márquez y Lewis Hamilton, que sumaron sus sextos títulos mundiales en MotoGP y Fórmula 1, pero en deportes en los que tener una buena máquina tiene mucho que ver.

También es verdad que nació una prometedora figura en el ciclismo, la del colombiano Egan Bernal, de 22 años, que ofreció a su país y al deporte latinoamericano, el primer triunfo en el Tour de Francia.

En 2019, el keniano Eliud Kipchoge se convirtió en el primer atleta en bajar de dos horas en maratón (1h59:40), pero su marca lograda en Viena no fue homologada, al haber corrido en solitario y con ayuda de varias liebres.

En ese mismo deporte, el Mundial de Doha coronó al estadounidense Chris Coleman en 100 metros, pero no tiene el carisma ni las marcas del mítico Usain Bolt.

Fue además, un año que se cerró con el protagonismo de la lacra del dopaje. Rusia fue suspendida de las competiciones internacionales durante cuatro años por su flirteo a nivel institucional con las sustancias prohibidas.

“La flagrante violación de las autoridades rusas exige una respuesta enérgica”, señaló el presidente de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), Craig Reedie.

Año agridulce de Messi

Este año tampoco será recordado por las hazañas del mejor futbolista de esta época, Leo Messi, pese a lograr el Balón de Oro, ya que no pudo ganar la Liga de Campeones, que le arrebató un sorprendente Liverpool.

Además, cuando mucha gente esperaba que Messi aprobara su asignatura pendiente con Argentina y ganara la Copa América de Brasil, la Albiceleste fue eliminada en semifinales por el equipo local (2-0) y luego cayó en el partido por el tercer puesto con Chile (2-1), donde el astro del Barcelona sería expulsado.

“La Copa está armada para Brasil “, dijo Messi tras su expulsión y antes de que la Auriverde ganara en la final a Perú por 3-1.

No fue el año de Messi y tampoco del deporte argentino, ya que River Plate perdió la final de la Libertadores con el Flamengo y su selección de baloncesto cayó en el partido por el título del Mundial de China contra España (95-75).

Lo mejor de Argentina llegaría con el sorprendente segundo puesto de Jaguares en el Super Rugby, pero ni siquiera en el deporte ovalado la felicidad sería completa, ya que los Pumas caerían después eliminados en la fase de grupos del Mundial de Japón.

España, en cambio, tuvo un buen año, lo mismo que el ciclismo latinoamericano, con los triunfos de Bernal en el Tour y del ecuatoriano Richard Carapaz en el Giro de Italia.

Además de ganar su segundo Mundial de baloncesto, España se impuso en la primera edición de la nueva Copa Davis de tenis, mientras su icono Rafa Nadal añadió Roland Garros y US Open a su palmarés, para alcanzar los 19 Grand Slam, a uno del récord de Roger Federer.

Al mismo tiempo siguió el dominio de Marc Márquez en MotoGP, con su sexto título, mientras su hermano Álex se llevaba el trofeo en Moto2.

Print Friendly, PDF & Email