La presidenta de la Autoridad de Transporte Urbano, María Jara, afirmó que sería un retroceso formalizar a los taxis colectivos.

Lima, 25 Noviembre 2019, (ANDINA).- La presidenta del consejo directivo de la Autoridad de Transporte Urbano (ATU) para Lima y Callao, María Jara, afirmó que sería un retroceso formalizar a los taxis colectivos y dijo que los actos de violencia perpetrados durante la protesta deslegitiman cualquier posibilidad de diálogo.

“Han pedido diálogo, pero directamente están conminando a sus colegas colectiveros a realizar actos de violencia. Y mientras hayan actos de violencia no es posible ningún diálogo. El Estado y la sociedad no pueden rendirse frente a una amenaza de esta naturaleza ni ceder al chantaje”, expresó en Exitosa.

Sobre el pedido de formalización de los colectiveros, quienes han protagonizado protestas en diferentes puntos de Lima, señaló que eso no significa bajo ningún motivo bajar los estándares de calidad y seguridad para los usuarios cin un servicio en autos colectivos.

La formalización de estos transportistas debe darse solo en un estándar superior, es decir con buses o microbuses y no en autos, porque un servicio de ese tipo no garantiza la calidad ni seguridad a los usuarios.

La titular de la ATU recalcó que Lima va camino hacia la “macrotransportación”, es decir el transporte urbano masivo, y que se van a activar planes de mitigación para atender el impacto social que generen esa medida.

La idea, según Jara, es que en Lima circulen unidades de 12 metros que puedan trasladar a 80 personas a la vez y no 20 automóviles para la misma cantidad de gente.

La funcionaria fue enfática en afirmar que la formalización de esos transportistas solo será posible si se organizan para trabajar en buses de gran capacidad y no en autos particulares.

“Lo contrario es ilegal y sería en retroceso, creo que es algo que no queremos”, añadió.

Anotó que todos somos conscientes que las vías están saturadas y colapsadas y que eso se debe en gran parte a la proliferación de los autos colectivos y cuestionó que en los últimos cinco años no haya habido una estrategia de fiscalización profunda para frenar este proiblema.

“Es importante romper el círculo vicioso. No podemos seguir diciendo que se justifica el servicio en autos inseguros porque no hay oferta formal. esto no es un botín de unos cuantos”, aseveró.

Jara Risco indicó finalmente que el programa de mitigación del impacto social ayudará a la salida ordenada de los distintos operadores que no se formalicen para trabajar en unidades grandes.

Print Friendly, PDF & Email