El uso de “cigarrillos electrónicos” constituye un grave problema de salud pública en el Perú pues estos dispositivos pueden ser peligrosos.

Lima, 27 Octubre 2019, (ANDINA).- El uso de “cigarrillos electrónicos” constituye un grave problema de salud pública en el Perú pues estos dispositivos pueden ser tan peligrosos como otros productos elaborados a base de tabaco, advirtió el Centro de Información y Educación para la Prevención del Abuso de Drogas (Cedro).

Además, “en muchos casos, estos cigarrillos son el primer paso hacia la adicción a la nicotina”, añadió la institución, referente en el campo de la prevención del uso de drogas en el país.

Un estudio de Cedro realizado en setiembre de este año revela el creciente uso de estos dispositivos en los locales de diversión nocturna en Lima, donde tres de cada diez encuestados dijeron que utilizan cigarrillos electrónicos.

Sustancias tóxicas

La controversia en torno a estos aparatos incluye también a sus campañas de publicidad. “Se les presenta como productos inocuos, pero no lo son –comentó el psicólogo Milton Rojas, especialista de Cedro–; lo que estos cigarrillos expulsan no es vapor de agua, sino sustancias tóxicas”.

Rojas consideró preocupante que la publicidad de estos cigarrillos incluya información falsa o engañosa sobre supuestos “beneficios” para la salud.

“Muchas compañías lanzan productos diferentes, como el cigarrillo electrónico, con el objetivo de esquivar las normas de control del tabaco y para atraer a fumadores actuales y clientes potenciales, entre ellos los niños”, acotó, a su turno, la psicóloga Carmen Barco, también de Cedro.

En el Perú, estos productos se comercializan como “alternativas seguras” y como “herramientas para dejar de fumar”, observó Barco. Sin embargo, la mayoría de ellos pueden ser tan peligrosos como otros productos de tabaco y podrían ser el primer paso de una adicción a la nicotina.

Presencia de nicotina

En el mercado, el cigarrillo electrónico es un dispositivo con forma de cigarrillo convencional que libera determinadas dosis de nicotina sin mediar combustión, sino a través de un proceso de calentamiento electrónico. Es decir, convierte un líquido que contiene nicotina en un vapor que se inhala.

Al calentar el líquido, el cigarrillo electrónico activa un aerosol que es inhalado por el usuario. Los principales ingredientes de estas soluciones, por volumen, son el propilenglicol, con o sin glicerina, y algunos aromatizantes.

“Los cigarrillos electrónicos, denominados también ‘vapeadores’, plumas de vapor o pipas de agua electrónicas, se distinguen en la forma en que producen sustancias tóxicas y suministran nicotina, debido a diferencias de diseño, voltaje de la batería, circuitos y la posibilidad de adaptarlos para usar sustancias distintas a la nicotina”, detalló Cedro.

Un sector de los usuarios prefiere llamarse “vapeadores”, en vez de fumadores, aunque el vapor que emite el dispositivo dista mucho de ser inocuo.

Más investigación

Milton Rojas citó reportes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) para señalar que aún no se conocen los efectos a largo plazo de estos productos. “Pero ya existe evidencia científica basada en análisis químicos y toxicológicos y, en menor medida, en estudios clínicos, que señalan que estos productos son perjudiciales”, sentenció.

Todos los productos con nicotina son peligrosos para los jóvenes y las embarazadas, con independencia de la forma en que la contienen, acotó Cedro.

Para Rojas, es necesario que el Perú regule el consumo de cigarrillos electrónicos, con base en las recomendaciones de la OMS: si se permite su comercialización, que se busque la forma de impedir que los no fumadores, los menores de edad y los grupos vulnerables empiecen a utilizar estos productos.

Print Friendly, PDF & Email