Daniella Rosas logró algo más que una medalla en Lima 2019. Diecisiete años, un oro colgado al cuello y una reserva por confirmar en Tokio 2020.

Lima, 05 Agosto 2019, (ANDINA).- Daniella Rosas logró algo más que una medalla en Lima 2019. Diecisiete años, un oro colgado al cuello, una reserva por confirmar en Tokio 2020 y su nombre abriendo el capítulo del surf en el libro de historia de los Juegos Panamericanos.

Y esto recién empieza para la peruana Daniella Rosas, que obtuvo el primer título continental que entrega el deporte de las olas antes de su estreno olímpico el año próximo.

“Quiero competir con todo el mundo, quiero demostrar a todos que no tengo miedo a nadie”. ¡Y ay del que se ponga adelante!, parece advertir la joven atleta, porque -ya se sabe- quiere “romperlos a todos”.

Daniella se formó con la campeona mundial Sofía Mulanovich. El año pasado terminó la escuela y entonces empezó a entrenar más…”el doble, el triple más (…) no había un momento para salir, ni mucho menos para ser una niña”, señaló a la prensa antes de su temprana hazaña en Lima 2019.

La revista Cosas dijo algo más de nuestra nueva medallista: “no tiene celular”, un detalle no menor en estos tiempos de hiperconexión.

Desde muy niña Daniella Rosas empezó a correr olas en Máncora, en el norte de Perú, con una tabla que le regaló su tío Andrés. Luego se trasladó a Lima donde liberó su instinto competitivo. En la Playa de Punta Rocas se entrenó y consagró. Fue más que un logro en casa.

Print Friendly, PDF & Email