El secretario de Transparencia, Gerardo Távara, afirmó que el pedido de disolución del Partido Nacionalista, debe reabrir un debate sobre la responsabilidad de las agrupaciones políticas en actos de corrupción.

Lima, 19 Mayo 2019, (ANDINA).- El secretario general de Transparencia, Gerardo Távara, afirmó que el pedido de disolución del Partido Nacionalista Peruano (PNP) que aparece en la acusación fiscal a Ollanta Humala y Nadine Heredia, debe reabrir un debate sobre la responsabilidad de las agrupaciones políticas cuando cometen actos de corrupción.

“Hay una discusión sobre la responsabilidad de las organizaciones políticas y creo que esto constituye la oportunidad para reabrir el debate sobre la responsabilidad de los partidos políticos cuando se cometen actos de corrupción”, señaló a Andina.

Távara explicó que no se trata de implicar a los militantes o seguidores de una agrupación, sino de determinar cómo una dirigencia del partido “instrumentaliza a esa organización en función a actividades delictivas”.

Recordó que el año pasado el Apra presentó un proyecto para que los partidos políticos no sean considerados organizaciones criminales.

Como se recuerda, en la acusación del fiscal Germán Juárez al expresidente Ollanta Humala y su esposa Nadine Heredia, también se pide la disolución y liquidación del Partido Nacionalista Peruano “dado que habría sido instrumentalizado para lavar dinero ilegal a través de falsos aportantes”.

Juárez explicó que 90 personas que figuran como aportantes a la campaña del Partido Nacionalista en sus informes financieros presentados ante la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE), negaron haber formulado aportes.

Entre los aportantes a la campaña de 2006 se encuentran Martín Belaunde y su padre, Arturo Belaunde, quienes figuran con donaciones de 265,000 y 164,620 nuevos soles respectivamente. Ambos negaron esos aportes, según el fiscal.

Print Friendly, PDF & Email