Ocho meses de prisión preventiva de la libertad dispuso la Corte Superior de Justicia del Cusco para un líder de la Iglesia adventista del Séptimo Día.

Cusco, 10 de Setiembre 2018, (ANDINA).- Ocho meses de prisión preventiva de la libertad dispuso la Corte Superior de Justicia del Cusco para un líder de la Iglesia adventista del Séptimo Día de la región surandina, acusado de presunta violación sexual a una menor de 13 años.

El juez del Tercer Juzgado de Investigación, Guido Castillo Lira, dispuso la medida en audiencia efectuada en el penal de Qenccoro, después de la argumentación de la fiscal Gloria Yaqueto, de la Tercera Fiscalía Provincial Penal del Cusco.

Los hechos se habrían suscitado el 2 de mayo pasado cuando la menor, estudiante de un colegio de la misma iglesia, acudió a la vivienda del líder adventista identificado como Guido Callasaca Bustinza (39), natural de Puno, para recibir ayuda en las tareas escolares.

Rina Elvira Villalba Collantes, abogada de la víctima, informó a la Agencia Andina que se han presentado pruebas como el examen médico legal, las conversaciones por WhatsApp, el resultado de la entrevista en cámara Gesell, entre otras evidencias que lo imputan en el presunto delito.

“Aprovechando el cargo invitaba a jóvenes de su iglesia para que vayan a su casa; la niña, en primer lugar, va en compañía de su padre […]; en la cuarta ocasión que visita la vivienda de Callasaca Bustinza para hacer las tareas fue abusada sexualmente”, contó.

La revelación del vejamen fue el 12 de mayo pasado en circunstancias que la menor mostró incomodidad al ver a Callasaca Bustinza en la actividad por el Día de la Madre. La abuela, al enterarse del presunto ultraje, interpuso la denuncia en la comisaría del Cusco.

Agentes policiales detuvieron al acusado y luego lo liberaron; ahora está prófugo.

El padre de la menor, cuya identidad se mantiene en reserva, señaló que el sujeto hizo amenazas de muerte a la familia; no obstante, pidió que este caso no quede impune y se imponga la pena más severa. Además, solicitó asistencia psicológica para su menor hija que sigue estudiando en el colegio adventista.

Print Friendly, PDF & Email