El fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, dijo que la denuncia constitucional que se procesa en su contra en el Congreso “no tiene ni pies ni cabeza”.

Lima, 16 de Agosto 2018, (ANDINA).- El fiscal de la Nación, Pedro Chávarry, dijo hoy que la denuncia constitucional que se procesa en su contra en el Congreso “no tiene ni pies ni cabeza” y aseguró tener la conciencia tranquila frente a las voces que piden su renuncia.

Según recordó, su caso está en manos del Parlamento y será facultad de este si lo destituyen o no, decisión que le corresponderá respetar.

“Estoy con mi conciencia tranquila, preocupado pero tranquilo, porque considero que no existen elementos que justifican que se declare fundada una denuncia constitucional”, señaló en RPP.

A su juicio, si se leyera la denuncia constitucional quedaría claro que esta “no tiene ni pies ni cabeza” pues argumenta situaciones que no se han dado.

“Mis argumentos lo expondré el día que me citen y en su oportunidad el Congreso resolverá”, manifestó.

Asimismo, sostuvo que el incremento en la nota de su proceso de ratificación se debió a un error informático, el cual el director general del Consejo Nacional de la Magistratura (ente encargado del proceso) aclaró.

“El software generó errores pero se corrigió inmediatamente, a mí no me han regalado nota, soy consciente de lo que soy y de mis antecedentes”, enfatizó Chávarry.

“Que se investigue (lo de la nota). Tengo el acierto de decir que he pasado el proceso de ratificación sin ningún problema y con todas la garantías”, añadió.

De otro lado, reconoció que su hijo Jean Carlo Chávarry Romero trabajó en el área de asesoría legal del CNM bajo la presidencia del ex consejero Guido Aguila Grados.

No obstante, argumentó que fue por sus méritos académicos y que la evaluación estuvo a cargo del área administrativa de la referida institución.

Tras referir que recibió críticas desde el primer día que juró como fiscal de la Nación, señaló que esperaba el apoyo de la prensa en mérito a su trayectoria.

Print Friendly, PDF & Email