La justicia española confirmó la condena de tres años y seis meses de cárcel para el rapero Valtonyc por delitos de enaltecimiento del terrorismo  y amenazas a políticos en sus canciones.

Madrid, 20 Febrero 2018, (PL).- La justicia española confirmó la condena de tres años y seis meses de cárcel para el rapero Valtonyc por delitos de enaltecimiento del terrorismo, injurias graves a la Corona y amenazas a políticos en sus canciones.

El Tribunal Supremo (TS) ratificó este martes la pena impuesta en 2017 por la Audiencia Nacional al cantante Josep Miquel Arenas, conocido como Valtonic.

Según medios periodísticos, la Sala II del TS rechazó los argumentos del acusado, que aludió a la libertad de expresión y a la creación artística, y subrayó que el lenguaje del rap es extremo, provocador, alegórico y simbólico.

Sin embargo, el alto tribunal desestimó sus explicaciones y ratificó la sentencia al constatar ‘la gravedad de las expresiones contenidas y su correcto encaje en los tipos penales de referencia’, por lo que el rapero tendrá que ingresar ahora en prisión.

Estimó que las canciones escritas por Arenas y publicadas en Internet incluían mensajes de apoyo al grupo armado vasco ETA; así como ofensas a la monarquía y al rey Felipe VI o intimidaciones contra políticos de las islas Baleares, de donde es oriundo el artista.

Encarcelar a un músico por las letras de sus canciones sobrepasa todo lo esperable en la persecución a la libertad de expresión en España, que está alcanzando cotas insoportables, deploró hoy la Plataforma en Defensa de la Libertad de Información (PDLI).

‘Es desconcertante ser testigo en pleno siglo XXI de algo parecido a la Inquisición’, denunció la PDLI, integrada por un grupo de organizaciones y personas del ámbito jurídico, del periodismo y de los movimientos sociales.

Lo que estamos viendo es inaudito e impropio de una democracia plural: la persecución de la canción protesta, insistió la presidenta de la citada plataforma, Virginia Pérez.

En un comunicado, la PDLI recordó que la condena a Valtonyc presenta graves incompatibilidades con los estándares internacionales en materia de libertad de expresión a los que España está sujeta.

A juicio de Joan Barata, experto en Derecho Internacional y miembro de la plataforma, la privación de libertad o incluso el uso del derecho penal para perseguir meras expresiones o ideas constituye de por sí una medida desproporcionada.

Algo que, precisó el jurista, está expresamente condenado por Naciones Unidas y el Consejo de Europa, y atenta la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

La PDLI exigió una reforma urgente del Código Penal español para que, enfatizó, deje de seguir siendo un instrumento para censurar y perseguir disidentes.

Dirigentes de diversos partidos políticos calificaron de inaceptable la sentencia.

Print Friendly, PDF & Email