Lima, 6 de Junio 2024, (ANDINA).- Entre los factores de riesgo modificables del cáncer de próstata figuran el estilo de vida actual, que incluye sedentarismo y baja actividad física, sobrepeso y obesidad, dieta alta en carnes rojas, productos procesados y lácteos, bajo consumo de verduras y frutas, consumo de tabaco y alcohol.

Así lo advirtió, en el marco del Día Mundial del Cáncer de Próstata, que se conmemorará el 11 de junio, el médico urólogo Jorge Saldaña Gallo, quien precisó que a diferencia de los factores de riesgo no modificables de este cáncer (raza, edad avanzada, antecedentes familiares y mutaciones genéticas) el estilo de vida sí puede cambiarse, a fin de prevenir o retrasar la aparición de esta enfermedad.

Informó que según reportes del Instituto Nacional de Enfermedades Neoplásicas (INEN), entre el 2000 y 2021 se registraron en todo el Perú un total de 11,114 casos nuevos de cáncer de próstata. En el 2021 se reportaron 724 casos nuevos; 388 en el 2020; 615 en el 2019; 575 en el 2018; 596 en el 2017; 625 en el 2016; 698 en el 2015; 634 en el 2014; 585 en el 2013; 608 en el 2012 y 491 en el 2011.

“Frente a este aumento progresivo del cáncer de próstata es importante que los varones, sobre todo después de los 45 años, tomen conciencia y cambien sus hábitos de vida y, además, se realicen chequeos médicos periódicos para prevenir y detectar esta enfermedad que, gracias a los avances de la medicina, puede ser curable cuando es detectado en estadios tempranos”, refirió.

Indicó que cuando esta neoplasia es detectada en un chequeo urológico en sus etapas iniciales puede ser curado en un 90 % a 94 % de casos mediante una cirugía laparoscópica, que puede durar aproximadamente dos horas y media.

Síntomas en etapas avanzadas

Saldaña afirmó que uno de cada seis hombres padecerá de cáncer de próstata en algún momento de su vida. Por ello, recalcó la importancia del examen periódico con el urólogo a partir de los 45 años a fin de detectar este mal en sus etapas iniciales, sobre todo en varones con un familiar directo (padre o hermano) que haya presentado esta enfermedad.

Dijo que este mal puede ser detectado de manera temprana mediante el análisis del antígeno prostático específico (PSA) en la sangre del hombre y el examen del tacto rectal, que es “temido” por muchos varones por lo que puede ser reemplazado por una resonancia magnética. En algunos casos pueden necesitarse exámenes adicionales como biopsia de la próstata, agregó el director médico del centro de urología avanzada Urozen.

Dio a conocer que esta enfermedad presenta síntomas cuando ya se encuentra en etapas avanzadas. Estos signos pueden ser: dolor en la espalda, sangre en la orina y, entre otros, molestias para orinar.

Añadió que ayuda a prevenir esta enfermedad llevar una vida saludable que incluye mantener una dieta balanceada y con el menor consumo de alimentos ultraprocesados con alto contenido de grasas trans y preservantes; así como la práctica de ejercicios físicos para evitar el sobrepeso y la obesidad.

“En nuestro país es muy bajo el nivel de detección de cáncer de próstata en sus etapas iniciales y gran parte de estos cuadros se detecta en su fase avanzada. Por ello es necesario promover la visita anual al urólogo, lo que siempre será más beneficioso para los pacientes”, señaló.

Print Friendly, PDF & Email