Debate en el pleno

Lima, 30 Setiembre 2021, (ANDINA).- Tras las respuestas del ministro de Trabajo y Promoción de Empleo, Iber Maraví, al pliego interpelatorio en su contra, la representación nacional inició un debate con la participación de todas las bancadas.

El primero en tomar la palabra fue el vocero de Perú Libre, Waldemar; Waldemar Cerrón, quien señaló que no le parecía justo invitar a alguien para contestar sobre temas que ya se respondieron en el Poder Judicial.

“El ministro no tiene antecedentes penales o judiciales; ahondar más la conversación sería nuevamente levantar heridas del pasado. Cuántas personas han muerto siendo inocentes y han sido encarceladas por jueces sin rostro”, dijo Cerrón, quien reiteró el respaldo de Perú Libre a la gestión de Maraví.

Por su parte, el vocero de Fuerza Popular, Hernando Guerra García, señaló que el Congreso tiene todo el derecho de hacer cuestionamientos políticos y no judiciales al ministro de Trabajo, a quien, subrayó, se convocó al Parlamento por su cercanía al movimiento Movadef. Agregó que defenderá los fueros parlamentarios sin caer en amenazas.

A su turno, el vocero de Acción Popular, Carlos Zeballos, recordó que una de las principales funciones de los legisladores es fiscalizar y ejercer control político. Señaló que en la actualidad Maraví tienes una serie de denuncias, por lo cual le pidió dar un paso al costado para no perjudicar al Gobierno.

El vocero de Alianza para el Progreso, Eduardo Salhuana, advirtió, por su parte, que la interpelación se produce en medio de un escenario de confrontación entre el Ejecutivo y Legislativo que genera mayor incertidumbre en el país.

Consideró que el Gobierno no está respondiendo a la confianza otorgada por el Congreso y a nombre de su partido también pidió que el ministro dé un paso al costado para garantizar la estabilidad y gobernabilidad.

El congresista José Williams Zapata de Avanza País, mencionó que Maraví estuvo presente en muchos momentos y lugares donde ocurrieron atentados terroristas. Consideró que eso, sumado a su vinculación al Conare, crea problemas de idoneidad para ocupar su cargo, por lo cual se sumó a las voces que piden su renuncia.

El vocero de Renovación Popular, Jorge Montoya, sostuvo que existían indicios abundantes que ponían en cuestión la idoneidad de Maraví para ser ministro de Estado y le solicitó dar un paso al costado.

En tanto, el vocero de Somos Perú-Partido Morado, Wilmar Elera, dijo que el ministro de Trabajo presentó documentos para probar su inocencia en actos terroristas, por lo cual le daba el beneficio de la duda. Sin embargo, dijo que al haberse generado un clima muy contaminado, Maraví debía evaluar dar un paso al costado para evitar estar en una constante crisis política.

La portavoz de Juntos por el Perú, Isabel Cortez, señaló que el ministro de Trabajo ha podido demostrar que las acusaciones en su contra son producto de actos de tortura. Asimismo, explicó que su postura a favor de Maraví se debía a que su gestión reivindicaba a la clase trabajadora.

“Desde su cartera ha demostrado, su gestión, que pone por delante a la clase trabajadora y no a los grupos de poder. Por fin tenemos un ministro que nos recibe, escucha y piensa como nosotros”, expresó.

En tanto, el vocero de Podemos Perú, José Luna, señaló que la interpelación debería haberse centrado en el cierre de las pequeñas empresas y la falta de empleo, así como la falta de servicios básicos en muchos pueblos del Perú. Señaló que los problemas no se resuelven con ideología y exhortó a trabajar por todos los desposeídos.

Luego de hora y media de debate, la presidenta del Congreso, María del Carmen Alva, suspendió la sesión hasta las 15.30 horas.

Debate vespertino

Al reanudarse la sesión y la discusión, Luis Kamiche, de Perú Libre, indicó que “no existen pruebas fehacientes que acrediten las imputaciones contra el señor ministro”. Consideró por tanto que “deben ser las autoridades judiciales y no este Congreso las que demuestren su presunta culpabilidad o su inocencia”, manifestó.

Por su parte, Patricia Chirinos, de Avanza País, calificó de “histriónico y teatrero” a Maraví, por considerar que este pretende presentarse como una víctima. Consideró también que sus respuestas son insatisfactorias y le pidió no usar recursos del ministerio a su cargo para defender su permanencia en el gabinete.

A su turno, Sigrid Bazán, de Juntos por el Perú, lamentó que durante la interpelación no se haya hablado de la labor que desarrolla el Ministerio de Trabajo donde –dijo- por primera vez se está oyendo los reclamos de los trabajadores organizados “y se están teniendo resultados gracias al diálogo”.

El congresista de Fuerza Popular, Ernesto Bustamante, indicó, por su parte, que la interpelación al ministro “es un acto político” vinculado a la confianza que debe merecer un miembro del gabinete. En ese sentido, recordó que el presidente del Consejo de Ministros le pidió semanas atrás su renuncia, por lo que pidió que se detalle en qué quedó esa solicitud.

Desde la bancada de Renovación Popular, Alejandro Muñante, indicó que en su exposición Maraví ha tratado de convertir la interpelación “en un proceso judicial”. Señaló también que no se pudo investigar al hoy ministro sobre las imputaciones en su contra, porque este pasó a la condición de “no habido” y porque los cargos prescribieron, sin que judicialmente se le haya exculpado o responsabilizado.

La congresista Flor Pablo, de la bancada de Somos Perú – Partido Morado, dijo que se necesita que las personas en el gabinete “deben ayudar a reconciliarnos”, por lo que consideró que deben hacerse cambios en la composición del Consejo de Ministros que incluyan al ministro de Trabajo. Señaló que debe de contarse con miembros del gabinete que trabajen “para todos los peruanos”.

Desde la bancada de Acción Popular, Karol Paredes, señaló, por su parte, que las imputaciones contra Maraví “son claras y directas” respecto a sus presuntas vinculaciones con el Conare, grupo que –afirmó- mantiene vinculación con el Movadef. Dijo también que es potestad del Congreso advertir sobre cambios en el gabinete cuando sus ministros “no sumen”.

Carlos Anderson, de Podemos Perú, lamentó que el ministro de Trabajo no haya acatado la sugerencia del presidente del Consejo de Ministros de dar un paso al costado. Dijo además lamentar haber ido anoche a Palacio de Gobierno con otros congresistas para hablar con el Presidente de la República ya que este no ha tenido el criterio de elegir ministros “con suficiente idoneidad”.

El congresista de Alianza para el Progreso, Roberto Chiabra, pidió que Maraví “no subestime la inteligencia” de los parlamentarios al exponer sus descargos. Señaló que, por sus antecedentes, “su presencia en el gabinete es inviable”, y dijo que si no renunciaba, el Congreso tomaría una posición.

Print Friendly, PDF & Email