Lima, 20 de Abril, (ANDINA).- El equipo peruano Melgar remontó y venció por 3-2 de visita a Metropolitanos de Venezuela en la primera fecha del grupo D de la Copa Sudamericana. Vea aquí la galería fotográfica

Abraham Bahachille abrió el marcador para los violetas con 9 minutos del reloj, seguido por Marco Bustillo, que puso el 2-0 a los 20. El argentino Bernardo Cuesta descontó antes del descanso (45+5) y Luis Ibérico selló el empate que rompió Johnny Vidales con el gol del triunfo poco antes del silbato final (89).

El centenario Melgar, fundado en 1915, se anota sus primeros tres puntos en la llave que completan el Atlético Paranaense de Brasil y el ecuatoriano Aucas.

En la segunda fecha, enfrentan a Aucas en Quito, mientras los venezolanos viajan a Brasil.

En 10 minutos, todo se vino abajo para los de Venezuela: el descuento llegó poco antes del descanso y el empate a los 8 del segundo tiempo.

Y el centenario Melgar, que no encontraba espacios en la primera mitad y chocaba con un Metropolitanos organizado, se creció y comenzó a presionar hasta ganar.

Los peruanos tuvieron la primera oportunidad del partido: un penal a los 5 que les regaló el defensor Andrés Ferro, con una mano innecesaria dentro del área. Bernardo Cuesta cobró a los guantes el portero Tito Rojas.

Ferro fue el mismo jugador que hizo la falta que llevó al tiro libre que cobró Joel Sánchez que Rojas no controló, y tras casi atajar el balón, un error lo dejó caer y vino el argentino Cuesta que no lo perdonó y remató a la red.

Poco antes Rojas, que sustituyó al portero titular Giancarlo Schiavone por expulsión en el partido anterior, cayó mal sobre las muñecas y estaba sentido al momento de la falta. No dejó el partido.

Con el empate, la moral de los de casa cayó y se desvaneció el ímpetu del inicio, que llevó a sus dos golazos.

El primero vino con un cobro desde la esquina de Christian Larotonda a Luis Martell, que tras toque del rival Orzán, Bahachille apareció libre en el segundo palo y remató.

Laratonda, de 21 años, está en la órbita del seleccionador José Peseiro en la Vinotinto.

Ya el portugués lo convocó en eliminatorias mundialistas el año pasado; no obstante, el momento del jugador con su selección nacional debió posponerse tras dar positivo por covid-19.

El segundo tanto fue un cabezazo Bustillo con un centro magistral de Martell desde fuera del área.

Pero la joven escuadra, fundada en 2012, no supo controlar la presión y al momento de llegar el tercero estaba desordenado, persiguiendo la pelota buscando algún tipo de milagro que no llegó.

Por el contrario, vino el centro de Quevedo que cabeceó Vidales, que tenía 10 minutos de haber entrado al campo.

Nada que hacer. Los tres puntos se esfumaron y salieron del Estadio Olímpico de la Universidad Central de Venezuela en Caracas con las manos vacías.

Print Friendly, PDF & Email