Efecto de la nueva normalidad

Lima, 05 de Abril, (ANDINA).- El confinamiento a causa de la pandemia por el covid-19 trajo consigo una serie de cambios en el estilo de vida que, en algunos casos, terminarán determinando el lugar ideal para vivir.

“La educación a distancia, el teletrabajo y la telemedicina son, por ejemplo, algunos de los servicios que millones de personas han encontrado como una alternativa razonable a la presencialidad y que los ha llevado a pensar en si continúa siendo imprescindible vivir cerca del centro de estudios o el trabajo”, afirma la vicerrectora de Desarrollo y Aprendizaje Digital de la Universidad Continental, Emma Barrios Ipenza.

Explica que la opción de carreras a distancia, que antes eran hasta objetadas por el Estado, ya son una realidad y seguidas por millones en el mundo.

“El teletrabajo ha generado nuevos puestos de trabajo con actividades que hasta antes del 15 de marzo de 2020 eran impensables, como miles de personas que ganan un sueldo preparando videos para TikTok con ingresos mayores a un trabajador formal, por mencionar algunos casos”, sostuvo.

Delivery

¿Alimentos, medicinas, ropa, electrodomésticos, un gustito en casa? Emma Barrios sostiene que las personas ya incorporaron en su modo de vida los servicios rápidos a casa o delivery, una práctica que hace un año era poco usada.

“Ya es común que las personas no solo tengan en sus teléfonos aplicaciones de delivery, taxis, servicios médicos, entre otros”, refiere.

Por ello, asegura que actualmente la idea de ubicar la residencia familiar cerca del colegio, el centro de trabajo o la universidad ya no es determinante como lo era hasta antes del confinamiento. Las actividades realizadas a distancia, como las de los últimos 12 meses, están determinando que muchos instalen sus nuevas viviendas en zonas libres de congestión y contaminación, lejos del centro de las ciudades.

Agregó que lo mejor de todo esto es que se invertirá más tiempo y energía en los seres queridos. “Socializaremos menos en el trabajo, pero más en la comunidad”, enfatizó.

Estas reflexiones fueron expuestas por Barrios en el panel virtual «El uso de la tecnología para innovar la práctica docente: principales desafíos pospandemia», organizado por la Universidad Galileo de Guatemala.

En el panel también participaron Jorge Maldonado, investigador de la Universidad de Cuenca, Ecuador; y Miguel Morales, director de Educación Digital de la Universidad Galileo de Guatemala.

Print Friendly, PDF & Email