Lima, 31 Octubre 2020, (ANDINA).- Primero y para muchos “el mejor James Bond de todos los tiempos”, el legendario actor escocés Sean Connery murió a la edad de 90 años, informó este sábado la radiotelevisión británica BBC, citando a su familia. 

Durante su larga carrera obtuvo muchos premios, incluido un Oscar por su papel en “Los intocables de Eliot Ness” (1987), tres Golden Globe y dos Bafta.

“Qué infinitamente triste escuchar la noticia de la muerte de sir Sean Connery. Él y Roger fueron amigos durante muchas décadas y Roger siempre sostuvo que Sean era el mejor James Bond de todos los tiempos”, afirmó en un tuit la cuenta oficial del actor Roger Moore, que también dio vida al famoso agente 007.

Sean Connery nació el 25 de agosto de 1930 en el seno de una familia sin recursos de las afueras de Edimburgo, la capital de Escocia.

Dejó la escuela muy pronto y se unió a la Marina a la edad de 16 años. Datan de este período los dos tatuajes que lucía en el antebrazo derecho: “Mamá y papá” y “Escocia para siempre”.

De regreso a la vida civil trabajó como socorrista, albañil, camionero, repartidor de carbón, guardaespaldas y pulidor de ataúdes.

También se dedicó al fisicoculturismo, terminando tercero en el concurso Mister Universo 1950, antes de embarcarse en una carrera como actor.

James Bond

Fue el primero en dar vida en la gran pantalla al elegante agente al servicio de su majestad en “Doctor No” en 1962 y encarnó en total a James Bond en seis películas oficiales de la saga.

Sean Connery, fallecido a la edad de 90 años, deja como legado una carrera de más de medio siglo y su compromiso con la independencia de Escocia. Se convirtió, casi por azar, en un gigante del cine y en uno de los hombres más deseados.

Habiendo incluso pasado los 80 años, seguía encarnando una cierta idea de hombre viril, cínico, de voz rocosa, tocada por un acento escocés.

Pero antes de beber sus vodka-martinis en los bares más sofisticados, de conducir un Aston Martin por las más bellas y peligrosas carreteras de montaña, y de seducir a las mujeres más hermosas en su papel de 007, Sean Connery trató simplemente de dejar de ser pobre.

“Nacido en la terrible pobreza de los barrios de Edimburgo, su sueño principal y único fue escapar. Es la pobreza la que puso a Sean Connery en marcha. La que impulsó su ascenso, en primer lugar hacia la independencia financiera, y luego hacia la creación”, explicó Michael Feeney Callan, uno de sus biógrafos.

Sean Connery dejó la escuela para enrolarse en la Marina a los 16 años. En los muelles de Portsmouth perfeccionó sus aficiones favoritas: fútbol, boxeo y mujeres.

En esa época se hizo los dos tatuajes que llevaba en el antebrazo derecho. Uno representa una ardilla y un pájaro con la inscripción “mamá y papá”; y el segundo, un corazón con un cuchillo clavado que dice “Escocia para siempre”. Familia y país, dos prioridades de su vida.

Print Friendly, PDF & Email