Eliminatorias: Perú se fue con la sensación de haber merecido más

Lima, 14 Octubre 2020, (ANDINA).- La selección peruana acabó las dos primeras jornadas de las eliminatorias sudamericanas de clasificación para el Mundial de Catar 2022 con un punto y la sensación de haber merecido más, especialmente después de su partido contra Brasil, cargado de polémica arbitral.

Si bien sacar un empate de visitante ante Paraguay (2-2) y perder frente a Brasil (2-4) era lo más probable que ocurriese antes de esta primera fecha doble de eliminatorias, ese solitario punto sabe poco a la Blanquirroja tras haber competido mano a mano en ambos partidos, aunque con algunos errores puntuales en defensa.

Esas dos caras la han plasmado en la cancha el extremo derecho André Carrillo y el defensa Carlos Zambrano, cara y cruz de la selección peruana en estos dos partidos al representar lo más positivo y lo más negativo de la Blanquirroja en este inicio de las eliminatorias.

Carrillo da la cara

Perú afrontaba estos dos partidos con un dilema en su delantera, pues no contaba ni con Paolo Guerrero ni con Edison Flores, sus dos máximos goleadores en las pasadas eliminatorias, Jefferson Farfán no estaba al 100 % y Raúl Ruidíaz se contagió de covid-19 antes del partido contra Brasil, pero entonces apareció André Carrillo.

La ‘Culebra’, que nunca se ha caracterizado por ser un goleador nato, hizo los dos goles de la selección peruana en el estadio Defensores del Chaco de Asunción y anotó el primer tanto contra la Canarinha con una maravillosa volea.

El jugador del Al Hilal saudí se echó a la espalda al equipo y apareció cuando más lo necesitaban sus compañeros para dar la cara, un esfuerzo que quedó empañado ante la endeblez de Perú para mantener la ventaja en ambos enfrentamientos.

Zambrano, al filo de la expulsión

Una de las novedades en el cuadro peruano era la consolidación como jefe de la zaga de Carlos Zambrano, especialmente después de que tener cierta continuidad en Boca Juniors, pero el central volvió a jugar al límite del reglamento y le costó la expulsión frente a Brasil, algo que siempre se le ha criticado en Perú.

Ya en el primer partido ante Paraguay estuvo muy cerca de ver la tarjeta roja directa en el minuto 18 por un abrupto choque contra Miguel Almirón, al que frenó en seco impactando el codo en el cuello del paraguayo, pero el árbitro argentino Néstor Pitana solo le mostró amarilla pese a la insistencia del VAR en revisar la jugada.

Distinto fue contra Brasil, donde muestra de la desesperación de Perú al ver que le habían remontado el partido con polémicas decisiones arbitrales, Zambrano volvió a dar un codazo, y aunque menos agresivo que la vez anterior, fue revisado por el VAR que lo envió a vestuarios en el minuto 89.

Incapaz de sostener ventaja

Tanto ante Paraguay como frente a Brasil, la selección peruana se puso en ventaja pero la desperdició a los pocos minutos, especialmente en jugadas a balón parado que los rivales aprovecharon para volver a equiparar el juego.

En Asunción, la selección guaraní le empató 14 minutos después de que Carrillo hiciese el 0-1, aunque luego supo devolver el golpe y en los minutos finales Perú hizo el 2-2, solo cuatro minutos después de que su rival lograse el 2-1.

Contra Brasil ocurrió algo similar, pues Renato Tapia anotó el 2-1 en el minuto 59 que daba alas a Perú, pero la Canarinha tardó solo cinco minutos en cortárselas al empatar el partido en el 64, de nuevo en una jugada a balón parado donde Richarlison anotó tras un primer cabeceo que lo dejaba casi al borde del fuera de juego.

Cambio de sistema

También fue novedoso que el seleccionador de Perú, el argentino Ricardo Gareca, apostase por un 4-3-3, un cambio en el esquema táctico que varió el habitual 4-2-3-1 que mantuvo fielmente desde su llegada al banquillo de la Blanquirroja en marzo de 2015 hasta finales del año pasado.

El nuevo dibujo sobre la cancha dio más peso al centro del campo, con un trivote formado por Tapia, Pedro Aquino y Yoshimar Yotún que no logró el objetivo de hacerse con el control del partido contra Paraguay salvo en un corto periodo del segundo tiempo, y frente a Brasil defendió demasiado atrás.

No es descartable que para las próximas jornadas de las eliminatorias Gareca retorne al 4-2-3-1 si recupera a varios jugadores clave que no estuvieron en esta ocasión como Flores u otros que sufrieron algunas molestias como Christian Cueva.

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!