En nuestra política puro circo y nada de pan – Opinión de César Ortiz Anderson

Opinión de César Ortiz Anderson: A nuestros Políticos pareciera que no les importa nada.

Lima, 13 Setiembre, (Envío especial para El Informante Perú).- Desde hace 20 años los Audios y Videos han sido el talón de Aquiles de muchos Presidentes, Políticos y Funcionarios. El Vídeo Montesinos/Kouri, fue el principio del Fin para el Gobierno de Fujimori, a los dos días de su propagación, Fujimori convocó nuevas elecciones y desactivó el Servicio de Inteligencia. Cómo la olvidar los Audios del Faenón de Alberto Quimper y Rómulo León en el 2008. En el 2018 cuando el Congresista Mamani, presentó unos extractos de videos en el caso de PPK. Ahora los Vizcaaudios.

Lo más resaltante de esta situación, ante una posible nueva vacancia del cargo del Presidente de la República como consecuencia de un escándalo político que ha alcanzado connotaciones internacionales gracias a la gran cobertura de los medios de comunicación, es la constante inestabilidad política de la democracia peruana que pone en grave riesgo la gobernabilidad del país. En menos de cinco años hemos tenido tres Congresos, tres presidentes, varios ex presidentes presos (por no decir “todos”). La inestabilidad política se acentuó durante el gobierno de Vizcarra, específicamente durante la pandemia, con varios cambios en el Consejo de Ministros. La corrupción, que se inició décadas atrás desde el primer gobierno de Alan García, hacia el año 2020 se encuentra generalizada y hace imposible una adecuada gobernabilidad. Hace tiempo que en nuestro país lo que es normal ya no lo es tanto. A esto debemos añadir el enfrentamiento entre los poderes del Estado: Ejecutivo vs Legislativo vs Poder Judicial/Ministerio Público, lo que ocasiona que todos contra todos se chuponean y se denuncian. El resultado es uno o varios escándalos al año, con todas sus consecuencias: Cambios de Gabinete, vacancias presidenciales, juicios, acusaciones, etc. etc. donde participan contralores, fiscales, ministros, congresistas, asesores, malos empresarios, periodistas, estudios de abogados, entre otros actores.

Pero, lejos a que esta situación sirva de reflexión al electorado peruano para que con su voto se inicie en el país un cambio profundo en nuestra democracia con la renovación de las Instituciones y de los Partidos Políticos, no aprendemos la lección, con nuestro equivocado voto sólo sumamos a que existan los malos manejos políticos que ya todos conocemos. Esta inestabilidad política, su corrupción y sus escándalos, que son el fracaso no sólo de la Clase Política sino también de todo el Perú, se ha convertido en un espectáculo que ha pasado a formar parte de la cultura del entretenimiento de los peruanos. La corrupción Política de nuestros gobernantes, la violación de su Intimidad y la intromisión en su Privacidad se han convertido en el nuevo show que capta la atención mediática de la población nacional. Una verdadera telenovela, verdaderos dramas de Hollywood, guiones y argumentos que superan la ficción de las mejores novelas escritas por Mario Vargas Llosa o Gabriel García Márquez. Este año por la Pandemia no ha habido temporada de circos para los peruanos,
pero el espectáculo circense fuera de fecha ha sido superado una vez más por la realidad. A esto se ha acostumbrado la ciudadanía peruana en las dos últimas décadas, no olvidemos a Laura Bozzo, a los cómicos ambulantes, a la “Virgen que Llora”, además claro está, el drama de la vida íntima y privada de los gobernantes, donde participan la familia, los hijos, el cónyuge, asesoras y secretarias, donde hay “herederos” que suceden a los padres en la conducción de los Partidos Políticos y eventualmente del país, incluso tenemos el caso en el que la “Pareja Presidencial” daba las órdenes a los Ministros y a la Bancada Oficial. En esta oportunidad el artista invitado es una persona de baja estofa, Richard Cisneros alias “Swing”, la estrella que junto al Presidente de la República protagoniza el nuevo episodio de la Telenovela Presidencial.

Este circo ha atrapado la atención del público nacional una vez más. Un público que nuevamente está siendo cautivado por el poder de la imagen de los medios de comunicación y por una narración que lo aparta de la realidad, hoy en día más dura que nunca. En efecto, mientras los analistas y politólogos pronostican descontento y molestia de la población debido a la mala situación social a causa de la Pandemia: enfermedades, desempleo, crisis económica, hambre y una inseguridad ciudadana que crece cada día para toda la población, el circo de la política funciona como agente distractor de la realidad nacional que se sume en la peor crisis económica en 100 años.

El show de la política, el circo de la corrupción, “Swing” y los Vizcaaudios son suficientes para hacer olvidar a la población todos los problemas y las desgracias en las que estamos sumergidos. Este es el tipo de democracia que se le propone al pueblo peruano para el siglo XXI: Circo sin Pan. Hemos retrocedido con respecto a décadas atrás. Ahora el pueblo peruano ya no se merece ni siquiera el alimento ni la salud. Esta es la revolución tecnológica adaptada al nivel intelectual del pueblo peruano: El uso que se le da a los millones de celulares, el poder de la imagen y de la pantalla para mantener a la población adormecida a pesar del hambre, la enfermedad y la pobreza, el nuevo Opio del Pueblo. A quien le caiga el guante que se lo chante, ya que en nuestro país hay políticos sinvergüenzas que son asintomáticos.

Ahora tenemos un gran desafío al ver sumida a nuestra Nación en el terror. En el terrorismo de la delincuencia, de los robos, de los asaltos, de las pandillas, de las organizaciones criminales, de los saqueos del dinero del País, de los préstamos para enriquecer a los ricos y dejar endeudadas a nuestras generaciones, de la desvergüenza, el deshonor y la incapacidad de los políticos; de la inmoralidad de quienes nos deben defender, de una policía ninguneada débil y manipulable por su falta de moral ética y amor patrio. Finalmente una vez más mi opinión es que nuevamente estamos ante una puesta en escena, una distracción vergonzosa para los peruanos que llegará a su fin el próximo viernes cuando el Congreso de la República no proceda a la vacancia contra Vizcarra con el argumento que se está protegiendo a la democracia. Mi pregunta final es: Ante tanta desgracia, ¿Quiénes protegen a los ciudadanos?

(*) Presidente de Aprosec
www.aprosec.org

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!