Seguridad Ciudadana en el Discurso de 28: Palabras de un Gobierno que no se compromete más allá de su gestión – Opinión de César Ortiz Anderson

Opinión de César Ortiz Anderson: La Inseguridad Ciudadana seguirá incrementándose, en mi opinión el presidente Vizcarra, debió implementar el articulo 44 de nuestra Constitución Política. que establece como deberes primordiales del Estado ” La protección de la población ante amenazas contra su Seguridad “, situación que faculta al Gobierno a recurrir a todos sus medios al alcance, de esta manera faculta a las Fuerzas Armadas para intervenir institucionalmente en el Orden Interno del País.

Lima, 02 Agosto 2020, (Envío especial para El Informante Perú).- El señor Presidente en su Discurso de 28 de Julio en lo que corresponde a Seguridad Ciudadana señaló textualmente que: “Se desplegaron 70 mil efectivos de las Fuerzas Armadas, para realizar el patrullaje en apoyo a nuestra Policía Nacional no solo para hacer cumplir las disposiciones de aislamiento obligatorio sino también para apoyar en el control y tamizaje en centros de abastos y mercados, así como para el control fronterizo en regiones como Tumbes y Tacna”.

Una de las razones del fracaso y la frustración en toda tarea emprendida es el no saber reconocer los errores cometidos y, debido a esta falta de sinceridad consigo mismo, no haber corregido estas fallas. Si bien el Perú fue uno de los primeros países de la región y del mundo en adoptar la cuarentena generalizada a nivel nacional, el aislamiento obligatorio y el toque de queda, el Gobierno no ha reconocido el error que significó no haber identificado a tiempo los mercados y los centros de abastos como uno de los principales focos de propagación de la pandemia, así como otras aglomeraciones que no se han intervenido con una metodología de prevención y seguimiento de los contagios al milímetro, como sí se ha logrado conseguir exitosamente en otros países, como en los paraderos y el transporte público. Sólo semanas después de iniciada la cuarentena, y cuando ésta fue levantada de facto por la misma población que se vio obligada a salir a las calles por la falta del sustento familiar, es que el Gobierno identificó cuáles eran exactamente los focos de contagio de la pandemia.

Del mismo modo el Gobierno no ha reconocido ni ha explicado las razones del fracaso de la medida de la cuarentena, razón principal de las altas cifras de contagios y víctimas mortales que hoy contabilizamos. La seguridad tiene como principio el orden y el respeto a la autoridad, si este principio se rompe, no podemos hablar de seguridad y eso fue lo que exactamente sucedió cuando la población desobedeció la orden de cuarentena obligatoria, aislamiento y distancia social, empujada a las calles por la imperiosa necesidad de buscar el sustento diario.

En el Discurso de 28, en lo que corresponde a Seguridad Ciudadana también se dijo: “Desde el inicio del Estado de Emergencia, las fuerzas del orden no dudaron en atender y proteger a la población pese al riesgo que esto conllevaba. En esta labor, muchos se enfermaron por la exposición al virus, incluso algunos perdieron la vida”.

Sin embargo no menciona nada con respecto a cómo corregir los escandalosos casos de corrupción al interior de la institución policial que llevaron a la adquisición de equipos de protección contra el covid-19 que no cumplían con los requisitos estándar especificados por el Minsa, y que fue la principal causa de que una gran cantidad de efectivos del orden resultaran contagiados en las primeras semanas de la cuarentena. Nada se ha dicho en el Discurso Presidencial de 28 de Julio respecto a las investigaciones ni a los responsables de estos actos. 

Más adelante en el Discurso se dice: “Pese al momento difícil por el que pasamos, no descuidamos ni un segundo la seguridad del país y, en esta fase de post confinamiento, necesitamos reforzar la atención con agentes capacitados y comisarías interconectadas con el uso de la tecnología”.

Pero ahora que terminó la cuarentena, cómo piensa detener el crimen en constante aumento. No ha hecho observación alguna sobre este problema concreto el cual es un común denominador no sólo en Perú sino también en norte y sur América, a consecuencia de la crisis económica producida por la pandemia, el quiebre de empresas y establecimientos, la caída del consumo y el desempleo. No se ha dicho qué medidas en concreto va a adoptar el Estado ante esta situación. Ni siquiera se advierte a la población de esta problemática ni cómo evitarla ni prevenirla. La implementación de tecnología interconectada es un discurso que se viene repitiendo desde que la Internet llegó al Perú.

Del mismo modo se le miente a la población de manera vergonzosa, valiéndose de la falta de conocimiento especializado de la mayoría de la población y a la falta de acceso a la información real de datos que se dieron en el Discurso de 28 de Julio como: “El último año, la Policía Nacional ha venido trabajando intensamente en la lucha contra la delincuencia, así se han realizado más de 500 mil operativos a nivel nacional y se han desarticulado alrededor de 7 mil bandas criminales”. ¿Quiere decir que si se han desarticulado 7 mil bandas criminales debemos esperar por lo menos 21 mil nuevas capturas de peligrosos delincuentes si contamos a un mínimo de 3 miembros por banda criminal? ¿Y en dónde entrarían si los presos están hacinados en los penales?

También dice: “Para mejorar la seguridad en las calles, ampliaremos la presencia policial con el alta excepcional de cerca de 5 mil alumnos de las Escuelas de Educación Superior Técnico y de la Escuela de Oficiales para que se sumen a las labores realizadas diariamente por más de 137 mil efectivos policiales desplegados en todo el país”.

¿Quiere decir que lanzarán a combatir la delincuencia a esos 5 mil nuevos policías inexpertos y con una formación muy cuestionada por su corta e insuficiente preparación?

Creemos que no se le está diciendo la verdad a la ciudadanía peruana, que no se dan las verdaderas cifras y que se oculta información. Dudamos que la Seguridad Ciudadana experimente un cambio sustancial en los próximos meses. No hay propuestas consistentes, serias y coherentes con lo que los peruanos merecen. Se esperaba más del Discurso de 28 de Julio, en tanto a la mejora de la Seguridad Ciudadana, sentando bases para la tan ansiada reforma en la Policía Nacional, limpieza de la corrupción al interior de la Institución, mejor preparación, otras políticas de Estado y no simples palabras facilistas de un Gobierno que no se compromete más allá de su gestión.

Finalmente en mi opinión en este último mensaje no se ha dado la debida tranquilidad a la población sobre una nueva pandemia que es la inseguridad ciudadana.

(*) Presidente de Aprosec.
www.aprosec.org

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!