Una humillante derrota llevó al capitán del Barcelona a dar la alarma sobre la evolución del equipo.

Lima, 17 Julio 2020, (ANDINA).- Una humillante derrota contra Osasuna 2-1 que ayudó a dar el título liguero al Real Madrid llevó al capitán del Barcelona, Leo Messi, a dar la alarma sobre la evolución del equipo y pedir autocrítica.

“Lo dije tiempo atrás que si seguíamos de esta manera iba a ser muy difícil ganar la Champions, quedó demostrado que ni para ganar la Liga”, afirmó Messi a la televisión Movistar+ tras la derrota en el Camp Nou frente al Osasuna.

“No esperábamos y no queríamos terminarla de esta manera (LaLiga), pero marca un poco como fue todo el año, un equipo muy irregular, muy débil, que le ganan por intensidad, por ganas, que nos crean muy fáciles y nos hacen gol”, explicó un cariacontecido Messi.

Frente a la solidez del Real Madrid, con diez victorias en diez partidos tras la reanudación de LaLiga el 11 de junio después de la pandemia, el equipo azulgrana solo pudo lograr seis, perdiendo de paso el liderato con el que había empezado a la vuelta del campeonato.

Quiero y no puedo

La victoria del Osasuna en el feudo azulgrana y con uno menos por expulsión fue la puntilla para la moral de los azulgranas.

“El día que se perdió LaLiga fue la viva imagen de lo que ha sido todo el campeonato. Un Barça que ya no marca diferencias con su estilo de juego, entre otras cosas porque ni el entrenador ni los jugadores saben exactamente a qué juegan ni con qué estilo deben hacerlo”, afirmó este viernes el columnista Joan María Batlle en el diario catalán Sport.

“La sensación del equipo es que intenta y no puede, que deja bastante que desear en muchos partidos”, remachaba Messi el jueves.

El argentino, máximo goleador de LaLiga con 23 goles, que aspira a su sétimo pichichi, también ve cómo el delantero del Real Madrid, Karim Benzema, le pisa los talones con 21 tantos y con todavía una jornada por jugar.

“Hay que hacer una autocrítica, empezando por nosotros, los jugadores; hacer una autocrítica global porque está bien que el Madrid gane todos los partidos y tenga su mérito, pero nosotros somos el Barcelona y estamos obligados a ganar todos los partidos, sean cuales sean”, afirmó, en lo que parecía un dardo hacia la dirección y el cuerpo técnico.

El técnico Quique Setién había llegado al Barça en enero, en sustitución de Ernesto Valverde, como revulsivo con la aureola de entrenador amante del juego de toque, tan del agrado del aficionado azulgrana.

Pero el resultado ha sido un equipo que la mayoría de las veces se perdía en un rondo infinito buscando a Messi y sin desgastar al rival.

“Cambiar muchísimo”

“Espero estar ante el Nápoles (en la vuelta de octavos de final de la Liga de Campeones, en agosto), pero no lo sé”, dijo el técnico barcelonista.

“La voluntad es acabar los contratos y Setién lo tiene”, lo defendía recientemente el presidente azulgrana, Josep María Bartomeu.

“O reafirma a Setién contra el criterio de los jugadores o busca un relevo de con miras a la Champions, que al día de hoy es el clavo ardiendo al que se aferra desesperado”, escribió este viernes el diario As.

Pero Messi ya ha avisado que: “Si queremos pelear por la Champions vamos a tener que cambiar muchísimo, porque si no el partido del Nápoles lo vamos a perder también”.

“Cuando Messi habla, suele subir el pan”, escribió el redactor jefe de Mundo Deportivo, Sergi Solé, pero también se le escucha y probablemente más ahora cuando todavía no se han despejado las dudas sobre su renovación, después de que la Cadena Ser afirmara hace unas semanas que había paralizado las conversaciones con el club.

Preguntado sobre el asunto, Messi, quien acaba contrato el próximo año, evitó contestar el jueves; mientras Bartomeu intentaba en los últimos días mostrarse tranquilizador.

“A Leo lo veo retirándose en el Barça, con otro presidente (Bartomeu acaba su mandato el 2021), porque seguirá más tiempo”, afirmaba Bartomeu el 7 de julio.

Print Friendly, PDF & Email