En el Perú, los familiares de un fallecido por muerte encefálica tienen la potestad de permitir o impedir la donación de órganos.

Lima, 24 Noviembre 2019, (ANDINA).- En el Perú, los familiares de un fallecido por muerte encefálica tienen la potestad de permitir o impedir la donación de órganos, y uno de los principales motivos de la negativa familiar es el desconocimiento sobre el proceso de la donación y el trasplante de órganos y tejidos.

Así lo dio a conocer Juan Antonio Almeyda Alcántara, director general de Donaciones, Trasplantes y Banco de Sangre del Ministerio de Salud (Minsa), quien destacó que el trasplante de órganos es un tratamiento médico a través del cual un donante puede salvar hasta 10 vidas, siempre y cuando la respuesta de los parientes se dé en el tiempo oportuno.

El especialista enfatizó que la muerte encefálica o muerte cerebral, cómo se le llama comúnmente, es el diagnóstico y certificación del cese definitivo e irreversible de la función encefálica, es decir el cerebro no presenta ninguna actividad y, por lo tanto, la personal está muerta.

Sin embargo, aún puede dar vida a otras personas a través de la donación de sus órganos o tejidos, lo que no ocurre con el coma, que es el estado de inconsciencia profunda en el que la persona está viva, pero no responde a su entorno.

También dijo que para declarar a un paciente con muerte cerebral se requiere de exámenes y pruebas que son evaluados por tres médicos: un neurólogo o neurocirujano, el médico tratante y un representante del establecimiento de salud, que, por lo general, es el jefe de emergencia o el director del establecimiento de salud.

Es importante, tener en cuenta que los médicos tienen muy poco tiempo para realizar el trasplante, ya que, a pesar de que los órganos del donante fallecido reciben oxigenación a través de máquinas (ventiladores mecánicos) y fármacos, el deterioro de los órganos continúa irreversiblemente hasta llegar al paro cardiaco definitivo y pérdida de una oportunidad de donación.

Por esta razón, profesionales especializados del Ministerio de Salud realizan la solicitud a la familia en periodos cortos de tiempo, respetando en todo momento su duelo. Asimismo, la familia toma esta difícil decisión, sobreponiéndose a los momentos de pena y dolor que está pasando.

“La donación de órganos y tejidos salva vidas, un donante de órganos trasciende a la muerte porque brinda una segunda oportunidad a personas cuyo destino depende del trasplante, de ahí la importancia de comunicar a la familia nuestra decisión. Podemos expresarlo también en el Documento de Identidad (DNI), la Licencia de Conducir o Firmando el Acta de Consentimiento para la donación voluntaria de órganos y tejidos”, refirió Almeyda.

Print Friendly, PDF & Email