La vasectomía sin bisturí es uno de los métodos anticonceptivos más eficaces y de pronta recuperación del paciente, que no afecta el deseo sexual ni la erección.

Lima, 08 Septiembre 2019, (ANDINA).- La vasectomía sin bisturí es uno de los métodos anticonceptivos más eficaces y de pronta recuperación del paciente, que no afecta el deseo sexual, la erección, la eyaculación ni mucho menos la masculinidad.

Así lo manifestó Abelardo Peña, médico de Planificación Familiar del Inppares, quien sostuvo que, a diferencia de la convencional, la vasectomía sin bisturí permite al hombre reintegrarse rápidamente a su trabajo el mismo día, si es que no va a hacer esfuerzo físico.

“Al cabo de una semana puede estar reanudando su vida sexual, actividad física y deportiva”, señaló Peña en declaraciones a la Agencia Andina.

Aclaró que la capacidad de eyacular se mantiene porque el semen está compuesto 60 % de líquido que proviene de las vesículas seminales y el otro 40 % es líquido que viene de la próstata.

“Por lo tanto, el placer en el eyaculado, el orgasmo y todo lo demás sigue estando tan normal como era antes”, insistió.

Dijo, sin embargo, que es necesario esperar tres meses (que es el tiempo de vida del espermatozoide) antes de que el paciente pueda someterse a una prueba de laboratorio a fin de determinar si la cualidad anticonceptiva de la vasectomía sin bisturí ha dado resultado.

“Por eso es recomendable después de la operación no mantener relaciones sexuales, y si lo hace considere otros métodos anticonceptivos”, explicó.

Procedimiento

Peña explicó que la vasectomía sin bisturí se realiza con el uso de dos pinzas. Con una se palpa el conducto seminal del testículo y con la otra pinza se hace una pequeña incisión en la piel hasta por delante del conducto.

“Lo único que vamos a hacer es coger el conducto, llevarlo por fuera y de ahí se procede a amarrar de un lado y amarrar del otro lado, y cortar el segmento que está en medio”, indicó.

Print Friendly, PDF & Email