Boca-River empatan 2-2 y alargan suspenso en superfinal de Libertadores

Los archirrivales argentinos Boca Juniors y River Plate, igualaron 2-2 (2-1) en la inédita final de la codiciada Copa Libertadores, que se jugó un día después de lo previsto.

Buenos Aires, 11 de Noviembre 2018, (ANDINA).- Los archirrivales argentinos Boca Juniors y River Plate, igualaron 2-2 (2-1) en la inédita final de la codiciada Copa Libertadores, que se jugó un día después de lo previsto en la cancha xeneize la Bombonera y se definirá el 24 en el estadio Monumental del millonario.

El partido fue trasladado a este domingo tras la suspensión el sábado por una lluvia torrencial que azotó a Buenos Aires.

Ramón ‘Wanchope’ Abila (33) abrió el marcador para Boca, Lucas Pratto lo empató (35) y Darío Benedetto de cabeza convirtió el segundo al 45+1.

Carlos Izquierdoz, a los 60, anotó en contra de su arco, al intentar desviar un centro de Gonzalo Martínez, y le dio la igualdad al millonario.

La vuelta de la histórica final se sellará en el Monumental de River el sábado 24 de noviembre. Si hay empate, habrá alargue y, de permanecer la igualdad, definición por penales. En la finalísima, el gol de visitante no se toma en cuenta como ventaja adicional.

Sin su DT Marcelo Gallardo, impedido de estar de La Bombonera por una sanción de la Conmebol, River logró un empate valioso mientras a Boca le quedó gusto a poco, pese al empuje de la afición local que llenó el estadio y no dejó de alentar durante todo el partido, al que por motivos de seguridad no pudieron asistir los simpatizantes millonarios.

Sobre los 90 minutos el arquero Franco Armani salvó a River de la derrota, al tapar en un mano a mano frente a Benedetto que había quedado frente al arco tras un pase y una gran jugada de Carlos Tevez.

La superfinal de la Libertadores 2018 tiene todos los condimentos emotivos. Enfrenta a los archienemigos del fútbol argentino y será la última vez que se juegue con un ida y vuelta, ya que en 2019 será un solo encuentro en Santiago de Chile.

Es la primera vez que dos equipos argentinos, y los más populares, se enfrentan en una final de la Copa Libertadores, el máximo torneo continental de clubes.

Partido de ida y vuelta

Después de atravesar dificultades en el arranque del partido, que agrandó la figura del arquero de Boca Agustín Rossi con tres atajadas de lujo, el equipo de Guillermo Barros Schelotto abrió la puerta del marcador a los 33 minutos con un remate fuerte de Abila, tras capturar un rebote de Armani.

La explosión de alegría en la Bombonera colmada duró poco. A los 35, apenas reanudado el juego, Lucas Pratto arrojó un balde de agua fría al vencer de un remate cruzado al arquero de Boca, que nada pudo hacer.

El goleador Darío Benedetto, ingresado a los 25 minutos por Cristian Pavón que se retiró lesionado, le dio con un golazo de cabeza a los 45+1 la victoria parcial al equipo de Guillermo Barros Schelotto.

Pero en la segunda etapa, llegó el empate de Izquierdoz, que derrotó su propia valla.

La Bombonera repleta con unas 53.000 personas empujó con sus incesantes cánticos a su equipo, mientras los hinchas de River, seguían el partido por televisión, muchos de ellos reunidos cerca del estadio Monumental, en la otra punta de la ciudad.

Incertidumbres

El equipo de la banda roja perderá para la final al delantero colombiano Rafael Santos Borré amonestado por una fuerte falta sobre Tevez, quien ingresó a los 72 minutos, y sumó su tercera amarilla lo que le impedirá estar en el partido definitorio.

El mal tiempo en Buenos Aires había prolongado la incertidumbre sobre la disputa del partido hasta la mañana del domingo, cuando una inspección de los veedores de la Conmebol determinó que el campo de juego está en condiciones.

La Conmebol se vio obligada a suspender el partido el sábado, luego de que los 124 milímetros de agua caídos en toda la jornada, más de lo esperable para todo noviembre, anegaron el césped de la Bombonera, pero contra los pronósticos no volvió a llover.

A la hora señalada, el mundo futbolero se paralizó para la primera final, dirigida por el árbitro chileno Javier Tobar.

Copa Libertadores, una obsesión

Boca y River son los dos clubes más populares de Argentina y representan juntos a un 70% de los hinchas en un país con 44 millones de habitantes donde se respira fútbol. Jamás se midieron en una final por la Copa que es obsesión de sus simpatizantes.

Boca suma seis Libertadores y busca la séptima corona para igualar al también argentino Independiente como los máximos ganadores de títulos del certamen continental, mientras River acumula tres. En el historial, los auriazules aventajan por 10 partidos ganados a los riverplatenses.

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!