La selección peruana entrenó por tercer día consecutivo en el Arena Khimki de Moscú con miras al partido ante Francia con dos ausencias: Renato Tapia y André Carrillo.

Moscú, 19 de Junio, (ANDINA).- La selección peruana entrenó por tercer día consecutivo en el Arena Khimki de Moscú con miras al partido ante Francia con dos ausencias importantes: Renato Tapia y André Carrillo, quienes no trabajaron con el resto de sus compañeros, a dos días del crucial partido en Ekaterimburgo por el grupo C.

Tras participar en el calentamiento, los médicos pidieron a Tapia que no continuara entrenando. El jugador no ha podido ejercitarse desde el sábado, cuando un golpe en la cabeza en un córner le obligó a retirarse un cuarto de hora antes del final. Fue sustituido por Pedro Aquino, que podría tomar su puesto en el once en la segunda jornada del grupo C.

El propio Tapia, que normalmente forma dupla en el medio campo con Yoshimar Yotún, explicó el domingo en las redes sociales que olvidó completamente lo que ocurrió durante el partido.

“No recuerdo nada del día de ayer. Solo sé que fue un día especial y que amo aún más a mi país. De esto se aprende”, señaló el futbolista del Feyenoord.

Su compañero Wilder Cartagena habló con los periodistas sobre el estado físico del timonel de la Bicolor.

“Tuvo un golpe muy fuerte, está recuperándose y no sé si va a llegar al partido, intentará entrenar bien, capaz que llega”, dijo.

“Ojalá que tenga la chance, pero lo primero es que Renato llegue porque es un compañero antes que todo y queremos que todos estén bien. Si no, el profe verá la mejor opción para intentar ganar el partido”, añadió sobre la posibilidad de suplirlo, ya que Cartagena también juega de mediocampista.

Carrillo, con molestias

Tampoco participó en toda la sesión el extremo derecho André Carrillo, protagonista de una gran actuación ante Dinamarca, por unas molestias musculares.

“Hoy tuvo un poco de dolor, de fatiga, creo que llega”, dijo Cartagena sobre Carrillo, jugador del Watford.

El entrenamiento de Perú en el Khimki Stadium se retrasó una hora por una tormenta. Con el regreso del sol, los jugadores se dividieron, como es habitual, en tres grupos; los porteros, los 20 jugadores de campo y la selección sub-20, que ejerce de “sparring” en tierras rusas.

“Siempre, dos días antes del partido, hacemos un trabajo táctico, de movimientos”, añadió, sobre la sesión, Cartagena, de los Tiburones Rojos mexicanos.

Tras el entrenamiento, Perú almuerza en el hotel Sheraton Sheremetievo y vuela a Ekaterimburgo, donde el jueves deberá ganar a Francia para mantener sus opciones en el grupo C.

“No hay imposibles, no somos más que nadie pero tampoco menos que ninguno. Esperamos sacar un buen resultado”, dijo Cartagena.

“Será un partido difícil, pero en este Mundial no hay favoritos, se está demostrando. Este grupo ha demostrado que no hay imposibles, será difícil pero podemos jugarles de igual a igual”, afirmó Luis Advíncula, titular en el lateral derecho en el once de Gareca.

Print Friendly, PDF & Email