A pocas semanas de cumplirse la fecha para que las 32 selecciones presenten la lista final de sus 23 futbolistas, en el Perú persiste la disyuntiva sobre si el técnico Ricardo Gareca llevará a Cristian Benavente.

Lima, 29 Marzo 2018, (ANDINA).- A pocas semanas de cumplirse la fecha para que las 32 selecciones presenten la lista final de sus 23 futbolistas que participarán en el Mundial de Rusia 2018, en el Perú persiste la disyuntiva sobre si el técnico Ricardo Gareca llevará a Cristian Benavente, quien es un jugador aclamado por la afición, pero que no ha tenido continuidad.

A pesar que Cristian Benavente hace sus esfuerzos para lograr su sueño de disputar su primera Copa del Mundo con la camiseta peruana, todo parece que quedará en intento debido a que su falta de continuidad con la Blanquirroja lo pone en jaque.

Si bien no ha sido considerado mucho por Gareca en las últimas eliminatorias sudamericanas, el “Chaval” posee el cartel internacional necesario para estar con la Blanquirroja en el Mundial, certamen al que vuelve luego de 36 años.

Benavente posee la formación, la mentalidad y la disciplina europea porque al nacer Alcalá de Henares (Comunidad de Madrid, España) y demostrar habilidades con el balón, desde temprana edad, fue reclutado para las categorías menores del Real Madrid C.F, en el 2002.

Su producción y su juego dinámico hicieron que pronto que fuera ascendido por diversas categorías hasta llegar al Real Madrid Club de Fútbol “C”, en donde, por sus destacadas actuaciones fue promocionado en el verano de 2012 al equipo filial que es el Real Madrid Castilla Club de Fútbol.

Pero Benavente, quien desde muy pequeño fue adquiriendo el amor por el Perú gracias a las tradiciones que le inculcaba su madre, la voleibolista limeña Magali Bristol, no tenía un techo y sus buenas actuaciones en el equipo filial le sirvieron para ascender.

El peruano se marchó en el 2015 del Madrid en busca de la continuidad. Firmó por el Milton Keynes de la Tercera División de Inglaterra, donde tampoco tuvo la continuidad y decidió rescindir su contrato porque no pudo adaptarse el fútbol inglés.

En el 2016 fichó por el Royal Charleroi Sporting de Bélgica, donde es pieza clave para su técnico Felice Mazzu. En ese equipo juega como mediapunta y lo hace tan bien que alcanzó ese mejor rendimiento que hoy espera Gareca y no pudo demostrarlo ante Croacia e Islandia.

Amor por el Perú

Por obtener doble nacionalidad, debido a que es hijo de madre peruana y padre español, Benavente es convocado a la selección peruana, que disputó el cupo al Mundial de esa categoría en Turquía 2013.

Es cierto que la escuadra nacional no logró la clasificación al empatar con Chile, pero el “Chaval” fue uno de los mejores de ese equipo. Luego de la experiencia, el volante hizo de todo para ser convocado a la selección absoluta -era su más anhelado sueño- y una de sus decisiones fue dejar el Real Madrid Castilla para tener nivel.

Fue convocado por Sergio Markarián e hizo su debut con la Blanquirroja frente a México. El partido quedó 0-0. Su entrega rápidamente fue calando en la hinchada peruana que lo tenía como uno de los más mimados.

En la era de Ricardo Gareca fue convocado para la Copa América Chile 2015 y Copa América Centenario 2016, pero el DT siempre pedía más de él.

Estuvo en cuatro partidos de eliminatorias al Mundial de Rusia 2018. Su último cotejo con la casaquilla nacional, antes de ser convocado para enfrentar a Croacia e Islandia, fue en 2016 ante Argentina en Lima.

“He intentado acoplarme al estilo de juego, el equipo juega de memoria, lo ves de afuera y se nota que el equipo juega muy bien, los compañeros se conocen. Mi objetivo es adaptarme a ellos, al sistema de juego de la selección y en eso estoy”, dijo el “Chaval” tras jugar sólo 30 minutos ante Islandia.

Print Friendly, PDF & Email