Dinamarca y Chile sellaron un frío resultado (0-0), que sirvió de preparación para los europeos con miras a su participación en el Mundial de Rusia 2018.

Aalborg, 27 Marzo 2018, (ANDINA).- Sin vencedores ni vencidos, Dinamarca y Chile sellaron un frío resultado (0-0), que sirvió de preparación para los europeos con miras a su participación en el Mundial de Rusia 2018.

En el duelo disputado en el estadio Portland Park de la ciudad danesa de Aalborg, Dinamarca no logró imponer su condición de local, pero mostró buen juego, velocidad y presión.

Este juego y el del jueves, en el que venció a Panamá 1-0, sirvieron a su técnico, el noruego Age Hareide, para sacar algunas conclusiones hacia el Mundial de Rusia 2018, en el que formará parte del grupo C, junto a Francia, Australia y Perú.

Para Chile, que arrastra el dolor de haber quedado fuera del Mundial, la doble fecha FIFA fue el inicio de un camino largo hacia la Copa América Brasil 2019 y luego las eliminatorias para el Mundial de Qatar 2022.

Frío primer tiempo

Los primeros 20 minutos fueron prácticamente un monólogo de Chile, con Vidal y Hernández con dos tiros en los palos del arco del equipo danés, que sufría, principalmente, por los descuelgues de Beausejour en la izquierda, donde se asociaba con un tal Alexis Sánchez.

Con el transcurso de los minutos, Dinamarca se asentó mejor en el campo, perfeccionó el toque de balón y aprovechó la velocidad de sus volantes externos. El peligro danés llegó mediante un zapatazo del moreno Sisto y del tiro al lado del arco de Cornelius, pero ambas jugadas fueron conjuradas con atajadas de gran factura de Johnny Herrera.

Con un juego nivelado, ambos seleccionados se fueron al descanso tras un primer tiempo casi tan frío como el típico clima escandinavo en el que se disputó.

Furia vikinga

Los daneses calentaron un poco el encuentro con velocidad y presión en la salida de Chile, aprovechando la ausencia del arquero y capitán, Claudio Bravo, quien tiene acostumbrados a sus defensas a salir jugando con el pie, a diferencia de Herrera.

Esto causó una serie de errores de los centrales chilenos, que pasaron zozobras ante la furia vikinga la cual tuvo por lo menos tres ocasiones claras de gol –incluido un tiro libre de Schöne que dio en el palo–, pero que se diluyeron por la actuación de Herrera o la ineficacia de los delanteros de la Dinamita Roja.

Print Friendly, PDF & Email