Menos de un año y ocho meses duró el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, quien se vio obligado renunciar a la presidencia en medio de una crisis.

Lima, 21 Marzo 2018, (ANDINA).- Menos de un año y ocho meses duró el gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, quien se vio obligado renunciar a la presidencia en medio de una crisis desatada por sus vínculos con la constructora brasileña Odebrecht y la compra de votos en el Congreso para evitar su vacancia.

Frente a este escenario político, en el que el primer vicepresidente de la República, Martín Vizcarra, completaría el mandato hasta el año 2021, revise a continuación el origen, nódulos y desenlace de esta crisis política sin precedentes en el presente siglo del Perú como república.

Gobernar sin mayoría en el Congreso

Desde un inicio fue un reto para Kuczynski poder gobernar el país teniendo al frente a un Congreso de mayoría opositora, que no solo interpeló y censuró a varios de sus ministros, sino que, con los votos mayoritarios de sus adversarios políticos intentaron vacarlo hasta en dos oportunidades.

Esta relación áspera entre el Poder Ejecutivo y el Congreso generó momentos de inestabilidad política y puso de manifiesto que, en el marco del equilibrio constitucional de poderes, el Parlamento siempre resultó mejor parado.

Pese a tener las herramientas constitucionales, Kuczynski -a entender de algunos- pecó de ingenuo y tardó mucho en recurrir a la cuestión de confianza, que le permitiría, ante la eventual censura de dos gabinetes, disolver el Congreso de la República.

La mochila pesada de Odebrecht

Desde el primer intento de vacancia se acusaba al mandatario de haber cobrado, a través de sus empresas, dineros de la cuestionada empresa Odebrecht a cambio de consultorías financieras hechas entre 2004 y 2007, incluso en años cuando era ministro de Alejandro Toledo.

Tales imputaciones se agudizaron con el reciente testimonio brindado por Jorge Barata, ex representante de Odebrecht en el Perú, quien detalló ante fiscales peruanos sobre las contribuciones de la constructora a diversas campañas presidenciales, entre ellas, la de Kuczynski.

Comisión Lava Jato

El Congreso, dominado por el fujimorismo, reactivó a inicios del año pasado la comisión Lava Jato, que investiga las presuntas coimas pagadas en Perú a cambio de licitaciones públicas, y que puso en la mira a Kuczynski, citándolo en reiteradas ocasiones para dar su versión sobre estos hechos.

Después de idas y venidas, el mandatario accedió a recibir en Palacio de Gobierno a los miembros de esta comisión, pese a que no tenía obligación de hacerlo, dada su inmunidad presidencial, pero su testimonio en más de siete horas de sesión no terminó de convencer.

Tras explicar su presunta participación en actos de corrupción ligados a Odebrecht, voces de esta comisión, como Mauricio Mulder o Víctor Andrés García Belaunde, no quedaron conformes y hasta señalaron que Kuczynski había respondido generalidades y obviedades, y las dudas persistían.

Dos vacancias en tres meses

Luego de librarse de la primera vacancia, en diciembre pasado, el Gobierno parecía renacer, dar vuelta a la página y promover la reconciliación nacional, pero esto último solo quedó en un buen deseo, pues a los pocos días Kuczynski incendió la pradera indultando a Alberto Fujimori.

Esto generó críticas, sobre todo, en los grupos de izquierda, abiertamente contrarios al fujimorismo, y todo fue cuestión de tiempo para que, al cabo de tres meses, se volviera a pedir la cabeza de Kuczynski, alegando nuevos elementos en su vinculación con Odebrecht.

En este nuevo escenario, nada garantizaba que los votos del Congreso volverían a favorecer al presidente, de manera que las sumas y las restas hacían presagiar un marcador ajustado a favor o en contra de su destitución, lo que generaba un clima de mayor incertidumbre.

Kenjivideos y sus protagonistas

Quizás las dudas en torno al resultado de la vacancia presidencial llevaron a los congresistas del bloque de Kenji Fujimori, que habían sido determinantes para frustrar la primera moción de vacancia, a buscar votos parlamentarios contra esta segunda pretensión.

Faltaban 48 horas para someter a Kuczynski a un segundo intento de destitución, cuando unos vídeos difundidos por Fuerza Popular mostraban a un casi desconocido congresista Miguel Mamani (Fuerza Popular) grabando a congresistas que intentaban captar su voto contra la vacancia a cambio de obras para su región.

Las grabaciones tuvieron como protagonistas a los legisladores Kenji Fujimori (junto a su asesor Alexei Toledo), Bienvenido Ramírez, Guillermo Bocáncel, así como al abogado de PPK, Alberto Borea, quien brindó a Mamani el número del ministro de Transportes, Bruno Giuffra.

El material propalado llevó a que congresistas indecisos, o aquellos que pensaban votar en contra la vacancia, decidan ahora apoyar este pedido, lo que en términos numéricos inclinaba la balanza hacia la destitución de PPK.

Una renuncia esperada

A partir de hacerse públicas estas grabaciones, las horas de Kuczynski en el cargo estaban contadas, a tal punto de obligarlo a decidir entre su renuncia, que había sido descartada semanas atrás, o su inminente vacancia en el Congreso por incapacidad moral permanente.

El mandatario, tras verse entre la espada y la pared, optó, finalmente, por su dimisión, seguida del anuncio de una transición constitucionalmente ordenada, de manera que, lejos de dejar el país a la deriva, según se lee entrelíneas, le habría cedido el cargo a Martín Vizcarra, quien este jueves regresará al Perú.

De esta manera, Kuczynski se convirtió en el primer mandatario en funciones en verse obligado a renunciar, entre otras cosas, por sus vínculos con la corrupción de Odebrecht.

Correspondería ahora que Vizcarra, quien dejaría de ser embajador en Canadá, asuma el mandato con el desafío del diálogo y la concertación con las demás fuerzas políticas, en aras de la gobernabilidad de país.

Se estima que Martín Vizcarra arribe al Perú este jueves aproximadamente a las 20:00 horas, en el día de su cumpleaños número 55, con el reto de convertirse, como todo parece indicar, en el nuevo presidente del Perú.

Print Friendly, PDF & Email