Institución recordó a familias apagar luces o desenchufar aparatos y equipos electrónicos que no usen

Lima, 22 Octubre 2021, (ANDINA).– La población debe ser consciente de que el uso eficiente de la energía en su vida diaria es beneficioso tanto para la economía familiar, porque genera un importante ahorro en el recibo de luz, como para el cuidado del ambiente, manifestó hoy el viceministro de Electricidad, José Dávila Pérez, por el Día Nacional del Ahorro de Energía.

En un encuentro virtual que congregó a docentes y estudiantes de diversos colegios de todo el país, a fin de fomentar entre los escolares una cultura de ahorro de energía, el funcionario explicó que este esfuerzo representa la medida más efectiva para lograr una reducción significativa de las emisiones de CO2 y de otros gases de efecto invernadero (GEI).

“Es muy importante inculcar en nuestros estudiantes una cultura de uso eficiente de la energía para las futuras generaciones. Consejos básicos como apagar los focos al acostarnos o desconectar los electrodomésticos cuando están sin uso mucho tiempo nos ayudan a hacer la diferencia y generan ahorro para las familias”, comentó.

A través de la Dirección General de Eficiencia Energética (DGEE), el Ministerio de Energía y Minas (Minem) promueve una cultura del uso eficiente de la energía compatible con el modelo de desarrollo, para la población, indicó.

El Minem trabaja desde diferentes frentes para promover el uso eficiente de la energía, así como iniciativas de reducción de los GEI, aspectos cruciales para la transformación de la matriz energética del país, en la que se busca establecer un equilibrio entre el crecimiento económico y la conservación del ambiente.

Promover energía renovable

Los especialistas de la DGEE invocaron a la población, instituciones públicas y empresas privadas a reflexionar sobre el uso racional y eficiente de la energía, con la finalidad de frenar el calentamiento global y promover las energías renovables para que el planeta sea más limpio y sostenible.

Recordaron que existen dos formas de ahorrar energía: una es sustituyendo los equipos obsoletos por equipos más eficientes, que cuenten con la etiqueta de eficiencia energética.

La otra forma es cambiando simples hábitos, como apagar las luces que no se usen, desenchufar todos los aparatos y equipos electrónicos que no se empleen, abrir el refrigerador menos veces y usar la lavadora en horas del día y con la carga de ropa completa, entre otros.

Print Friendly, PDF & Email