De esta manera se facilitará el voto de 700,000 electores en situación de pobreza y pobreza extrema, afirma la ONPE

Lima, 07 de Abril, (ANDINA).- La Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE) informó que instalará mesas de sufragio en un total de 1,042 centros poblados durante las elecciones generales de este domingo 11 de abril, a fin de garantizar el voto de 775,696 electores que viven en situación de pobreza y pobreza extrema.

Sostuvo que de esta manera se busca que dichos votantes ya no tengan que salir de sus centros poblados y trasladarse a votar en la capital del distrito, en viajes agotadores y costosos de ocho, veinte e incluso dos días, como consecuencia de la lejanía.

La ONPE indicó que del total de centros poblados beneficiados, 786 provienen de anteriores procesos electorales, a los cuales se suman ahora 256 nuevos centros poblados, en los cuales habitan 228,727 ciudadanos.

“Hemos trabajado una estrategia para acercar el voto al ciudadano. No solamente tener más locales de votación, sino que estos estén en las zonas más alejadas, porque hemos querido colocar mesas de sufragio cerca de los más pobres”, subrayó el jefe de la ONPE, Piero Corvetto Salinas.

Resaltó que, de esta manera, quienes usualmente debían viajar a la capital del distrito más cercano, dejando sus casas, gastando recursos y exponiéndose a los asaltos y robos, ahora votarán en sus propios centros poblados, con lo que se reducirá el ausentismo estructural en el país.

Comunidades amazónicas beneficiadas

Algunos de los nuevos centros poblados beneficiados se caracterizan por encontrarse alejados de sus centros de votación, como el caso del centro poblado Piura, con 268 electores, en el distrito de Tigre, provincia y departamento de Loreto. Ellos debían viajar 42 horas aproximadamente, casi dos días de viaje, para poder llegar a su local de votación.

Para hacerlo tenían que utilizar embarcaciones fluviales de dos pisos con capacidad para 150 personas, las que en época electoral llegan a transportar 220. Para navegar, estos ciudadanos viajaban hacinados y en malas condiciones, debiendo incluso preparar o llevar sus propios alimentos. Las familias viajaban con sus niños pequeños, mientras que los jóvenes menores de 18 años se quedan al cuidado de las viviendas y animales.

Otro centro poblado separado del centro de votación era Getsemaní, con 192 electores, ubicado en el distrito de Omia, provincia de Rodríguez de Mendoza, Amazonas. Allí, los votantes debían recorrer casi 20 horas para poder llegar a sus locales de votación. Primero debían viajar 5 horas por caminos de herradura, peligrosos y agrestes, para luego emprender un segundo viaje de 14 horas en movilidad para llegar al distrito de Omia. La travesía incluía varios transbordos, llegándose a pagar hasta S/200 soles, ida y vuelta, para poder sufragar.

Algo similar es la realidad en el centro poblado San Luis de Huañupiza, con 257 electores, situado en el distrito de San Juan de Yanac, provincia de Chincha, (Ica). Sus electores tenían que caminar entre 8 a 10 horas aproximadamente por caminos de herradura hasta llegar al distrito.

Allí los caminos son desérticos, no existe movilidad pública y solo hay autos que realizan el servicio de taxi colectivo cobrando 150 soles. La mayoría de estos votantes se dedican a la agricultura y a la ganadería y no cuentan con los recursos suficientes para cubrir los gastos de movilidad, razón por la cual se veían obligados a caminar hasta su centro de votación.

Este centro poblado tiene incluso anexos más lejanos, y algunos de sus electores son ciudadanos con discapacidad y adultos mayores que no pueden trasladarse, habiendo sido afectados con las multas por no cumplir con su deber cívico.

Del nuevo grupo de 256 centros poblados beneficiados la mayoría se encuentran en Cajamarca (34), Amazonas (24), Áncash (23), Loreto (19), San Martín (18), Lambayeque (17) y Puno (16).

Print Friendly, PDF & Email