Una conversación del chat La Botica reveló conversaciones de legisladores de Fuerza Popular (FP), quienes deseaban que el exfiscal de la Nación, Pedro Chávarry detuviera la difusión de los audios.

Lima, 26 Junio 2019, (ANDINA).- Una conversación del chat La Botica reveló conversaciones de legisladores de Fuerza Popular (FP), quienes deseaban que el exfiscal de la Nación, Pedro Chávarry detuviera la difusión de los audios sobre la existencia de la organización criminal los Cuellos Blancos del Puerto.

El diálogo se remonta a julio del 2018 y tiene como protagonistas a Tamar Arimborgo y Juan Carlos del Águila, quienes comentan sobre los audios difundidos por IDL que pusieron al descubierto una red de corrupción al interior del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM), cuyos nexos alcanzaban a magistrados del Poder Judicial y Ministerio Público.

En el nuevo chat, Arimborgo menciona que IDL tendría tres audios sobre el entonces presidente del Consejo de Ministros, César Villanueva Arévalo.

Del Águila responde que es una información muy fuerte para ser verdad, pero, en caso de ser cierto, debería dimensionarse el contenido. Además, señala que están haciendo un uso inmoral de los audios y que alguien debe parar ello. A renglón seguido: escribe: “¿Aló, Chávarry?”.

“Fuerte, muy fuerte Tammy para ser verdad. Y en todo caso, de serlo habría que dimensionar el contenido. En fin, sirve para la especulación. Porque como bien lo dice hoy LG (Luis Galarreta) en Perú21, hay un uso inmoral de los audios. Y alguien lo tiene que parar, ¿Aló Chávarry?”, escribió Del Águila.

La entrevista que ofreció Galarreta, entonces presidente del Congreso, tiene fecha 22 de julio del 2018, es decir dos semanas después de la difusión de las primeras conversaciones del CNM (7 de julio).

Además, la conversación entre Arimborgo y Del Águila se produce después que el fiscal supremo, Víctor Rodríguez Monteza, remitió con fecha 12 de julio de 2018, un oficio al IDL para que entregue el íntegro de los audios sin editar, para lo cual le otorgó un plazo de tres días bajo apercibimiento.

Print Friendly, PDF & Email