Las grabaciones maestras de medio millón de canciones se perdieron en el incendio ocurrido hace 11 años en los estudios Universal en Hollywood.

Washington, 11 Junio 2019, (Prensa Latina).- Las grabaciones maestras de medio millón de canciones se perdieron en el incendio ocurrido hace 11 años en los estudios Universal en Hollywood, en el estado norteamericano de California, reveló The New York Times Magazine.

Cuando ocurrió el fuego en junio de 2008 la compañía informó que las llamas destruyeron la atracción King Kong del parque temático y una bóveda de vídeo que contenía solo copias de obras antiguas.

Sin embargo, un artículo publicado este martes en ese suplemento del diario The New York Times con el título The Day the Music Burned (El día que la música se quemó) indica que el siniestro también alcanzó un archivo que contenía grabaciones de audio atesoradas.

La cámara acorazada, indicó el medio, albergaba grabaciones maestras de Decca, sello de clásicos del pop, el jazz y la música clásica; de la compañía Chess, especializada en el blues; y de otras discográficas como MCA, ABC, A&M, Geffen e Interscope, además de subsidiarias más pequeñas.

Una grabación maestra es la versión original única de una pieza musical y la fuente a partir de la cual se hacen otros discos de vinilo, CD, Mp3 y los demás formatos.

Casi todas las grabaciones de esas firmas fueron eliminadas en el incendio, indicó el suplemento del Times, que accedió a miles de páginas de declaraciones y archivos internos de Universal Music Group (UMG), la discográfica más grande del mundo.

En un informe confidencial emitido en 2009, UMG afirmó que ‘se estima que se perdieron 500 mil títulos de canciones’, incluyendo los de artistas imprescindibles como Louis Armstrong, Duke Ellington, Al Jolson, Bing Crosby, Ella Fitzgerald, Judy Garland, Billie Holiday y Patsy Cline.

Lo más probable es que el incendio haya quemado la mayoría de las grabaciones maestras Chuck Berry con Chess; el primer material comercialmente lanzado por Aretha Franklin cuando era una adolescente; y todas las de Buddy Holly.

Aparentemente fueron destruidas las de docenas de temas canónicos, incluyendo Rock Around the Clock, de Bill Haley y sus Cometas; Rocket 88, de Bo Diddley; At Last, de Etta James; y People Get Ready, de Impressions, entre otras.

La lista de canciones y discos destruidos incluyen títulos de artistas legendarios de la música popular de los siglos XX y XXI, como Ray Charles, Fats Domino, BB King, Joan Baez, Neil Diamond, Sonny y Cher, the Mamas and the Papas, Joni Mitchell, Carpenters, y Gladys Knight and the Pips.

Asimismo, temas de Elton John, Lynyrd Skynyrd, Eric Clapton, Jimmy Buffett, The Eagles, Don Henley, Aerosmith, Steely Dan, Iggy Pop, Barry White, Patti LaBelle, Yoko Ono, The Police, Sting, Janet Jackson, Guns N ‘Roses, Queen Latifah, Nirvana, Soundgarden, Eminem y 50 Cent.

El incendio de la bóveda no fue, como lo sugirió UMG, un percance menor, una cuestión de unas cuantas cintas atascadas en un almacén de moho. Fue el mayor desastre en la historia del negocio de la música, advirtió el artículo.

 

Print Friendly, PDF & Email