Cada vez más la población se toma con mayor seriedad el desarrollo de simulacros en todo el país, sostuvo Rafael Lecca, perteneciente a la compañía número 14 del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú.

Lima, 31 Mayo 2019, (ANDINA).- Cada vez más la población se toma con mayor seriedad el desarrollo de simulacros en todo el país, sostuvo Rafael Lecca, perteneciente a la compañía número 14 del Cuerpo General de Bomberos Voluntarios del Perú, institución que lideró en Breña los ejercicios programados dentro del Simulacro Nacional de Sismo.

“La gente ha estado bastante ordenada y sobre todo seria. Tal vez solo alguna que otra situación inesperada con los menores, a quienes hay que priorizar en estas situaciones debido a que tienen mucho miedo; pueden llorar, gritar o salir corriendo y así ocurren los tropiezos, golpes o caídas que pueden terminar en algo fatal. Eso es justo lo que queremos evitar”, indicó en una transmisión en vivo de la Agencia Andina.

Minutos antes de las 10 de la mañana, hora del simulacro en todo el país, Lecca, junto a cuatro bomberos más de su compañía, se movilizó desde la estación central, ubicada en Rebeca Oquendo 358, hasta la cuadra 18 del jirón General Varela donde diversas familias los esperaban para iniciar el simulacro.

Apenas se escuchó la sirena del carro de bomberos, la población salió ordenadamente de sus casas y tiendas. Entre ellos pudimos ver muchos niños en compañía de sus padres.

Personal del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci) estuvo en el lugar gestionando la movilización de los vecinos, ubicándolos con prontitud en los círculos de seguridad debidamente señalizados en las pistas.

El ingeniero Aldo Richarson, subgerente de la gestión de riesgo de desastre de la municipalidad de Breña, felicitó a los vecinos por su comportamiento y colaboración en estos ensayos -que llegado el momento- salvarán muchas vidas.

¿Dónde ubicarse?

Rafael Lecca manifestó que, si bien es difícil mantener la calma durante los sismos, es necesario hacer esfuerzos para no perder el control durante estas situaciones, sobre todo cuando se tienen niños, personas mayores o con dificultades para movilizarse.

“Con la cabeza fría hay que ubicar nuestros puntos de seguridad, tanto en casa como en la oficina, entre ellos los marcos de la puerta, a los costados de los ascensores, así como los muros de las escaleras”.

Si nos encontramos en los pisos superiores, apuntó, la recomendación es no bajar o evitar bajar las escalares durante el movimiento sísmico.

“Una vez que el temblor terminó, recién se puede realizar la evacuación, siempre por el lado derecho, dejando libre el lado izquierdo, para quienes deseen hacerlo de forma más rápida”, detalló.

Lecca destacó que, si en la familia hay personas con discapacidad o de la tercera edad, lo ideal es esperar a que termine el sismo, para luego salir de la casa y pedir ayuda a los bomberos o policías, quienes podrán hacer una evacuación correcta de estas personas.

Print Friendly, PDF & Email