Su destino era seguir en este mundo. Ellos tenían solo unos minutos de haber subido en Fiori al fatídico bus cuando el fuego comenzó a devorarlo, pero lograron sortear a la muerte.

Lima, 01 de Abril 2019, (ANDINA).- Su destino era seguir en este mundo. Ellos tenían solo unos minutos de haber subido en Fiori al fatídico bus cuando el fuego comenzó a devorarlo, pero lograron sortear a la muerte escapando a tiempo.

Luis Vitón Villanueva salvó su vida pero perdió en las llamas al amor de su vida. Su Esposa Gloria Cáceres fue una de las víctimas fatales de la noche trágica de Fiori.

“Íbamos viajando al norte y (ya dentro del carro) mi esposa me dijo que olía a gasolina y un señor que estaba cerca también dijo lo mismo; entonces se bajó a avisarle al chofer pero este lo ignoro. No pasa nada, le dijo el conductor y se bajó y cerró la puerta. Allí nomás el señor regresó y de atrás comenzaron a gritar”, relató.

Contó que el carro se llenó de humo casi al instante, entonces él se paró de su asiento y la gente que salía desesperada lo arrastró.

“Me paré abajo esperando a mi señora pero ella no bajó”, dijo acongojado.

A Rosa Anaya fue su esposo quien prácticamente le salvó la vida al jalarla para que baje. Como producto de la desesperación cayó rodando las escaleras del bus y fue a parar a la puerta.

La mujer contó que cuando se encontraban dentro de bus vio que una persona entró al baño y roció algo en el piso y que ella pensó que era un deodorizante.

“No entiendo por qué olía a gasolina si se sabe que el bus funciona con petróleo”, anotó.

Print Friendly, PDF & Email