Ante los últimos sucesos producidos en torno a su operación, Minera Las Bambas reconoce el esfuerzo de las autoridades del Gobierno central para buscar una solución a través del diálogo.

Lima, 29 de Marzo 2019, (ANDINA).- Ante los últimos sucesos producidos en torno a su operación, Minera Las Bambas reconoce el esfuerzo de las autoridades del Gobierno central para buscar una solución a través del diálogo y ratifica su plena disposición a contribuir en ello, en favor del desarrollo de la región Apurímac y del Perú.

También, a través de un comunicado, resalta la disposición a dialogar de diversos miembros de las comunidades.

Asimismo, indica que el bloqueo de la vía pública nacional PE-3SY en Yavi Yavi (Cusco) y el de las puertas de acceso a la mina está impidiendo el ingreso y salida de sus más de 8.000 colaboradores, lo que afecta sus derechos fundamentales y genera preocupación en ellos y sus familias. Las Bambas viene tomando acciones para velar por su seguridad, asegura.

Añade que la continuidad del bloqueo también está impidiendo la llegada de los insumos y el transporte del mineral, lo que implicará la paralización de la producción en los próximos días, con graves daños para la economía local y nacional.

Desde el año 2016 a la fecha, las regalías generadas por Las Bambas ascienden a más de S/. 750 millones y han beneficiado a 84 municipalidades de la región Apurímac, dos universidades y su Gobierno Regional, afirma la minera.

De igual modo, señala que el Ministerio de Transportes y Comunicaciones ha confirmado que la vía bloqueada existe desde el 2008 como vía pública vecinal. Existía cuando el fundo fue transferido por la empresa a la Comunidad Campesina de Fuerabamba en 2011 como parte de las compensaciones. “Como cualquier otra vía pública, la ley señala que puede ser utilizada libremente por cualquier persona. Su reclasificación posterior a vía regional y nacional respondió a solicitudes de autoridades distritales, provinciales y regionales como consta en documentos públicos”, precisa.

La negociación del proceso de reasentamiento –agrega- se inició en 2008 y el acuerdo fue formalizado en 2011, con la participación activa y permanente de la Comunidad Campesina de Fuerabamba, tras un arduo proceso de diálogo con un enfoque intercultural.

El fundo Yavi Yavi fue uno de los predios transferidos para uso agrícola. Asimismo, siguiendo los requerimientos de la comunidad, sus viviendas fueron construidas en la urbanización Nueva Fuerabamba, en la región Apurímac, remarca el comunicado.

Explica que Inicialmente, los proyectos mineros Las Bambas y Antapaccay formaban parte de un solo grupo empresarial.

“El procesamiento de mineral de Las Bambas terminaba en Antapaccay y ambas operaciones iban a estar unidas a través de un mineroducto. El cambio del proceso de transporte del mineral fue un requerimiento técnico para la independización de ambos proyectos, para lo cual se realizó una modificatoria en el Estudio de Impacto Ambiental que siguió todos los procesos de ley. Esta modificación fue ejecutada antes de que Las Bambas fuera vendida por Glencore al consorcio liderado por MMG”, refiere el documento.

La Minera subraya que las solicitudes que Las Bambas ha recibido de parte de los nuevos representantes de la Comunidad Campesina de Fuerabamba y sus asesores, como el pago por el uso de una vía pública, son compensaciones económicas por conceptos que no corresponden legalmente. Han rechazado, además, en reiteradas oportunidades, las ofertas hechas por la empresa para contribuir con más proyectos de desarrollo, anota.

Las Bambas reitera que condena enérgicamente el uso de la violencia y mantiene su disposición al diálogo para lograr una pronta solución a esta situación que evite la paralización de la operación, la cual causaría serios daños a la economía de Apurímac y del Perú.

Print Friendly, PDF & Email