Unos 800 agentes de la Policía Nacional se sumarán a partir de enero al trabajo de inteligencia para combatir la delincuencia común, anunció el ministro del Interior

Lima, 28 Diciembre 2017, (ANDINA).- Unos 800 agentes de la Policía Nacional se sumarán a partir de enero al trabajo de inteligencia para combatir la delincuencia común, anunció el ministro del Interior, teniente general PNP (r), Vicente Romero Fernández.

“Queremos enfocar nuestro trabajo en la lucha contra la delincuencia al menudeo, esa que afecta a las personas de a pie, porque la respuesta policial contra el crimen organizado ha sido positiva con los 105 megaoperativos ejecutados hasta el momento”, afirmó en RPP.

Informó que recientemente 800 policías terminaron un periodo de capacitación y empezarán a trabajar en inteligencia. “En enero próximo otros 800 agentes de los recién egresados serán preparados. Esto nos permitirá un trabajo más proactivo y eficaz”.

Asimismo, dio a conocer que se continuará con las estrategias y políticas desarrolladas por la gestión anterior como Celular robado, celular bloqueado y Barrio Seguro que tienen resultados positivos.

En el caso de robo de celulares, dijo, hasta el momento se han bloqueado más de un millón y medio de equipos celulares, otros 5 554 equipos que fueron robados han sido devueltos a sus legítimos propietarios y la Policía ha incautado unos 18 mil teléfonos móviles en diversos operativos.

Barrio Seguro

Romero anunció igualmente que el programa Barrio Seguro se ampliará de 30 a 130 distritos del país debido a los buenos resultados que ha tenido donde se desarrolló.

Reconoció que la eficacia de Barrio Seguro depende del liderazgo del comisario y recordó que la propuesta se implementó en el 2015 en los distritos limeños de El Agustino, Chorrillos y San Miguel.

“En San Miguel logramos muy buenos resultados al punto que el alcalde incrementó su popularidad. Cuando empezó el programa tenía 33% de aceptación y en un año subió a 82% gracias al plan de seguridad ciudadana que implementamos”, recordó.

El plan de Barrio Seguro consiste en trabajar en base a objetivos, uno de los cuales, explicó, es lograr la confianza de los vecinos para que se conviertan en aliados de la seguridad.

Así, por ejemplo, la policía de la comisaría de San Miguel y de Maranga empezó a tocar puerta por puerta la casa de los ciudadanos para presentarse, entregar su teléfono y decirles que ante cualquier emergencia se comunicarán con él.

“Al inicio la gente manifestó desconfianza, pero ante la respuesta de los agentes policiales su actitud cambió. Empezaron a cooperar, al punto que las comisarías fueron identificando las zonas de mayor accidente de tránsito, robos, y de venta y consumo de drogas.”

Print Friendly, PDF & Email