San Isidro propone plan vial en avs. Aramburú y Parque Sur para evitar tala de árboles

La propuesta de un moderno plan de gestión vial cuya inversión sería solo el 10 % de lo que se pretende gastar, presentó el alcalde de San Isidro Manuel Velarde.

Lima, 05 Noviembre 2017, (ANDINA).- La propuesta de un moderno plan de gestión vial cuya inversión sería solo el 10 % de lo que se pretende gastar en la ampliación de carriles vehiculares a costa de la tala de árboles, destrucción de áreas verdes y la accesibilidad peatonal en las avenidas Aramburú y Parque Sur, presentó el alcalde de San Isidro Manuel Velarde.

Luego que la Municipalidad de Lima anunciara su intención de ampliar a tres los carriles vehiculares en estas vías, en el tramo comprendido entre las avenidas Paseo de la República y Guardia Civil, el burgomaestre sanisidrino manifestó su pleno rechazo a lo que considera una obra innecesaria que no aliviará la congestión vehicular.

Para ello, preparó un plan vial que involucra la optimización y sincronización de la red semafórica en el eje vial Aramburú e intersecciones cercanas, el cierre de algunos cruces inseguros para generar fluidez y el reordenamiento de áreas de estacionamientos.

Asimismo, la eliminación de zonas de detención vehicular innecesarias, modificación de la geometría vial en algunos puntos (y sin ampliar carriles), cambios en sentidos de circulación de calles y asegurar una adecuada accesibilidad peatonal, entre otros aspectos técnicos.

“El alcalde Castañeda pretende gastar cerca de 8 millones de soles en una obra innecesaria que refleja la carencia de una política de la gestión del tránsito en la ciudad. Nosotros le estamos demostrando con hechos técnicos que con solo el 10 % de ese monto el problema puede atenderse, sin generar, dicho sea de paso, un atentado ecológico”, manifestó el burgomaestre.

Anotó que, de acuerdo al marco teórico de la ingeniería del tráfico, una vía con las características de estas avenidas, sin interferencias y una adecuada gestión del tránsito, podría tener una capacidad óptima de flujo vehicular de hasta 3,500 autos por hora en plena hora punta.

Sin embargo, dijo, según los conteos que presenta el expediente técnico de la misma Municipalidad de Lima para esta obra, la cifra de autos no llega ni a 1,500 por sentido en hora punta; lo que demuestra que la vía es usada en un tercio de su capacidad.

Eso evidencia que la congestión es la percepción de un desorden vehicular generado precisamente por la falta de gestión eficiente del tránsito.

Para Velarde, se deben ejecutar paralelamente algunas otras acciones como trabajos de mantenimiento urgente de pistas, veredas, rampas de acceso y señalización vial, fiscalización y control de autos detenidos, recuperación de áreas verdes en bermas laterales, mejoramiento de la iluminación peatonal, conexión del transporte público y paraderos.

“Esta propuesta la presentamos para mostrar cómo desde San Isidro trabajamos en ideas que pueden replicarse en otras zonas de la ciudad. Al ser estas avenidas vías metropolitanas, está en manos del alcalde Castañeda tomarlas en cuenta y dar un paso atrás en su proyecto”, sostuvo.

Reunión cancelada

El viernes último la Municipalidad de Lima, a través de Emape, canceló una reunión con la presencia de decenas de vecinos de los distritos de San Isidro, Surquillo y Miraflores, donde se expondrían los detalles de la obra, a solo minutos de iniciarse y alegando supuestas faltas de seguridad en el local donde se realizaría, lo que generó la molestia de los asistentes.

Según San Isidro, para la ejecución de esta obra la Municipalidad de Lima pretende retirar no menos de 50 árboles y destruir más de 2,500 metros cuadrados de áreas verdes.

En su mayoría los árboles que pretenden retirarse son de más de 30 años y más de 10 metros de altura

Un árbol de estas características, maduro y sano, puede producir más de dos kilos y medio de oxígeno, suficiente, por ejemplo, para para que dos personas puedan respirar durante todo un año. Además absorben más de 20 kilos de dióxido de carbono.

De acuerdo al proyecto de Lima, los bordes de las intersecciones serían reducidos en dos metros, lo que afectará el ingreso de los autos a las vías transversales, al ocupar parte del segundo carril al girar para ingresar a otra vía.

Asimismo, al tenerse giros inadecuados se expondría al peatón a cruzar dichas intersecciones de forma insegura, debido a la maniobra inadecuada que realizarían los vehículos para ingresar a otra vía o calle.

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!