En menos de un mes, tres pavorosos incendios estremecen Lima

Lo ocurrido en Miraflores, recuerda que en poco menos de un mes, la ciudad de Lima se ha visto estremecida por tres dantescos incendios que cobraron varias vidas, entre ellas las de tres valerosos bomberos.

Lima, 16 Noviembre 2016, (ANDINA).- En poco menos de un mes, la ciudad de Lima se ha visto estremecida por tres dantescos incendios que cobraron varias vidas, entre ellas las de tres valerosos bomberos, hoy declarados héroes de su institución.

El miércoles 19 de octubre, el país entero amaneció con una terrible noticia. Los bomberos buscaban con desesperación a tres de sus compañeros de noble oficio entre los escombros que las llamas habían dejado de lo que era una fábrica de plantillas y suelas de zapatos y parte de un almacén del Ministerio de Salud, ubicados en el distrito de El Agustino.

Las feroces lenguas de fuego consumieron las vidas de Eduardo Jiménez Soriano, Alonso Salas Chanduvi y Raúl Lee Sánchez Torres, tres peruanos valientes y solidarios que no dudaron en ofrecer sus vidas por la sociedad.

Sus compañeros y todo el Perú lloraron por ellos, pero para los hombres de rojo no hubo mucho tiempo para el duelo porque inmediatamente había que volver a las calles, a seguir ayudando a los demás, a no dar tregua a las situaciones peligrosas que amenazan a la sociedad.

Y así fue que los valientes bomberos tuvieron que afrontar otra crisis pero esta vez en el Rímac, en la zona conocida como Cantagallo, donde estaba asentada la comunidad shipibo-koniba en Lima. Afortunadamente, no se reportó pérdida de vidas humanas pero sí mucho dolor porque al menos 2,000 personas resultaron damnificadas con la destrucción de unas 400 viviendas y comercios.

Dolor y angustia en Miraflores

Cuando aún no terminan de retirarse los escombros de Cantagallo y los damnificados continúan durmiendo en carpas, otra terrible noticia vuelve a acaparar los titulares de los medios de comunicación. Esta vez, el centro comercial Larcomar, el más moderno de Miraflores, es consumido por las lenguas de fuego y deja, hasta el momento, cinco personas fallecidas, cuyas identidades todavía se desconocen. Esto es una muestra más de que la tragedia no conoce de estatus social ni de condiciones económicas.

Cuando está por cumplirse un mes de incendio de El Agustino, todavía no hay información de las causas que lo originaron. Mucho se habló de un posible sabotaje y de que el fuego se habría provocado en el almacén del Minsa con fines inconfesables, pero hasta la fecha no hay datos oficiales.

En estos tres casos cabe reflexionar sobre si estamos preparados como ciudadanos a afrontar esas emergencias, si sabemos actuar para cautelar nuestras vidas y si las empresas o instituciones están cumpliendo a cabalidad con las normas para evitar este tipo de tragedias.

Print Friendly, PDF & Email

Notas relacionadas

Share on facebook
Facebook
Share on print
Print
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Copyright 2020 - El Informante Peru.
error: Alerta: Contenido protegido !!