El musical Cats fue el gran protagonista de la noche de los Razzie, los conocidos como antiOscar, que premian cada año lo peor del cine de Hollywood.

Lima, 17 Marzo 2020, (ANDINA).- El musical Cats fue el gran protagonista de la noche de los Razzie, los conocidos como antiOscar, que premian cada año lo peor del cine de Hollywood.

La película de Tom Hooper se llevó seis estatuillas, aunque aspiraba a ocho, como peor película, guion, dirección y combinación, por sus personajes mitad felinos y mitad humanos. James Corden y Rebel Wilson ganaron en las categorías de peores actores de reparto.

En la gala de los Oscar, ambos entregaron el premio a los mejores efectos especiales disfrazados, precisamente, de gatos.

Con su triunfo al revés, Hooper suma también un récord: es el primer director que cuenta con un Razzie y un Oscar en el apartado de dirección, ya que en 2011 arrasó en la gala de los premios de Hollywood con El discurso del Rey en 2011.

John Travolta fue reconocido como peor actor por segunda vez en su carrera por sus dos papeles en The Fanatic y Trading Paint. Sylvester Stallone no pudo hacerse con esa estatuilla pero se llevó el premio al peor remake por su nuevo Rambo. Hillary Duff recibió el galardón a peor actriz por su papel como Sharon Tate en The haunting of Sharon Tate.

En los Razzie también hubo espacio para un premio honorífico. Eddie Murphy, nominado al Globo de Oro por Yo soy Dolemite, ganó en la categoría Razzie Redeemer Award, que premia a un ganador de los Razzie anterior que ha conseguido remontar su carrera tras una época de fracaso.

(Visitado 8 veces, 1 visitas hoy)