Considerado como uno de los actores y directores jóvenes más consolidados y con gran proyección en la escena nacional, Fernando Luque se encuentra inmerso en el mundo del arte. 

Lima, 02 Diciembre 2019, (ANDINA).- Considerado como uno de los actores y directores jóvenes más consolidados y con gran proyección en la escena nacional, Fernando Luque se encuentra inmerso en el mundo del arte no solo produciendo arte, sino en la formación de talento. Así decidió dar paso a su segundo taller de formación actoral dirigido a personas con o sin experiencia en la actuación; con el objetivo de poder hallar valores que busquen una formación profesional para desempeñarse tanto en el medio audiovisual como teatral.

–¿Qué características consideras que debe tener un aspirante a actor?

Las características del postulante podrían resumirse en tres aptitudes: compromiso, entrega y creatividad. En cuanto al talento, negar que ayuda, y que ayuda mucho, sería engañarnos. Sin duda alguna, hay personas que tienen una mayor predisposición, quizás innata, al arte dramático.

–Pero tampoco creer que solo esa característica pueda ser suficiente.

Pensar que eso es suficiente es probablemente peor y más peligroso que no tener esa predisposición; y no debemos olvidar que una disciplina y un rigor constante más de una vez han producido milagros ahí donde nadie creía que era posible que alguien resultara convirtiéndose en un gran artista.

–¿Cuánto de talento y tenacidad debe manejar?

Las habilidades que necesita manejar un artista hoy en día trascienden su campo laboral, es necesario que el alumno se interese por todos los aspectos de la vida social y política y tenga una visión panorámica del mundo que le rodea. Para ello tiene que leer, informarse y tener una actitud de constante vigilancia de lo que ocurre a su alrededor.

–¿Hay un mercado competitivo en la actuación?

Está creciendo, de a pocos quizá, pero creciendo al fin, lo que les da cada vez más mayores posibilidades a los estudiantes de poder vivir de su arte.

–¿La autogestión de proyectos y/o la formación de públicos son la salida frente a la oferta de obras teatrales?

Sí, creo que la autogestión es un camino muy fructífero, y que en teatro se puede manejar más que en cine, puesto que se puede hacer algo muy interesante con un presupuesto pequeño.

–¿Debería reforzarse más el estudio de artes escénicas en los colegios?

Sí, creo que debería haber un mayor fomento de las artes escénicas puesto que liberan a quien lo practica de una enorme cantidad de prejuicios, ya que parte del trabajo del actor es precisamente ponerse en los zapatos de otra persona.

–¿Es importante que haya una buena relación entre maestro y alumno?

Creo que el primero debe ser quien constantemente esté haciéndole ver al segundo cuál es su verdadero potencial, y conducirlo a que no se detenga hasta que efectivamente logre sacar lo mejor de sí mismo. En ese sentido, el profesor es quien vislumbra la meta más alta y luego acompaña y aconseja al alumno cómo alcanzarla.

–¿Cuáles son las diferencias entre la actuación de teatro, cine y televisión?

Yo creo que la diferencia básica entre cine y teatro es una cuestión de dosificación y colocación de energía. En teatro se requiere de una proyección enorme, que atraviese todo el cuerpo de manera constante, mientras que en cine a veces basta colocar correctamente la energía en una zona específica del cuerpo y comunicar la emoción con gestos mucho más sutiles.

–¿Qué proyectos tienes sobre el escenario o en la pantalla?

Estoy trabajando en un unipersonal sobre Hamlet, que presentaré el 5 en el Parra del Riego, Barranco.

–¿Qué esperas de tus talleres de formación actoral en el futuro?

Espero poder encontrar personas que deseen comprometerse con una búsqueda rigurosa y entregada del arte escénico. Los invito a conocer la propuesta que planteo en www.taffel.pe y a inscribirse a audiciones@taffel.pe.

(Visitado 4 veces, 1 visitas hoy)