Independiente del Valle de Ecuador se consagró campeón de la Copa Sudamericana-2019 al vencer con autoridad 3-1 a Colón de Argentina en la final en Asunción.

Lima, 09 Noviembre 2019, (ANDINA).- Independiente del Valle de Ecuador se consagró campeón de la Copa Sudamericana-2019 al vencer con autoridad 3-1 a Colón de Argentina en la final única que se disputó en el estadio La Olla Monumental, en Asunción.

Los goles para el campeón fueron anotados por Luis Fernando León, a los 25 minutos, de cabeza, Jhon Sánchez (42) y Cristian Dajome (90+4). El descuento para el ‘sabalero’ fue obra de Emanuel Olivera a los 88 minutos de juego.

Independiente del Valle logró el primer título internacional de su historia en la primera final única de la Copa Sudamericana, torneo que se disputa desde 2002, pero ya había coqueteado con la gloria en 2016 cuando llegó a la final de la Copa Libertadores de América, que finalmente perdió con el Atlético Nacional de Medellín.

«Estoy feliz. Este equipo demostró que (fue el mejor) durante todo el torneo», señaló el volante central argentino del equipo ecuatoriano Cristian Pellerano.

Por su parte, el entrenador de Colón, el argentino Pablo Lavallén, señaló que su equipo «hizo un buen torneo, pero eso hoy no nos sale decirlo. Se perdió el partido más importante de todos y nos va a tomar un tiempo sacárnoslo de la cabeza».

A la Libertadores 2020

De esta manera, el Independiente del Valle se aseguró su lugar para 2020 en la Copa Libertadores de América, la Recopa Sudamericana y la Copa Suruga Bank.

Tras la premiación, el timonel de origen español Miguel Angel Ramírez afirmó que «nunca había tenido un grupo con tanto talento y tan buenas personas que les guste tanto trabajar»

«El fútbol hace lo justo a veces» y emocionado se lanzó a seguir festejando con sus jugadores.

Sangolquí de fiesta

La ciudad de Sangolquí, la casa del Independiente del Valle, a 30 minutos al este de Quito, se vistió de fiesta trs la victoria de su equipo.

Los aficionados acudieron desde temprano al fortín de ‘Rayados del Valle’, el estadio Municipal Rumiñahui, para mirar en pantalla gigante la inédita final e igual que sus jugadores soportaron un torrencial aguacero durante buena parte del juego.

«Agrio, tortillas y hornado, Independiente es un tornado», retumbó desde las gradas para alentar a la distancia a la plantilla. Un grito que resume el plato típico de Sangolquí, de ensalada picante de cebolla con tomate, puré de papas para acompañar al cerdo asado al horno.

El presidente de Ecuador, Lenín Moreno, saludó a los campeones y en su cuenta de Twitter publicó: «Felicitaciones @IDV_EC (Independiente del Valle) por este triunfo histórico».

El mandatario agregó que «el fútbol nos une como país. Hoy, todo Ecuador celebra con ustedes, muchachos».

Suspensión de una hora por torrencial aguacero

El delantero argentino Luis ‘la pulga’ Rodríguez erró un penal a los 54 minutos, tapado en forma brillante por el arquero del conjunto ecuatoriano, Jorge Pinos.

La final fue suspendida por una hora cuando corrían treinta minutos de juego por una torrencial lluvia caída en Asunción que anegó el campo de juego de La Olla Monumental, estadio del Cerro Porteño.

El juez brasileño Raphael Claus dispuso el parate transitorio hasta que aminoró el aguacero y se pudo mejorar el estado del terreno.

Cinco minutos antes de la suspensión, Luis Fernando León había adelantado al conjunto ecuatoriano en el marcador con un cabezazo que pasó entre las piernas del portero de Colón, el uruguayo Leonardo Burián.

La gloria comenzó a merodear tiendas ecuatorianas gracias al segundo gol, anotado por el juvenil Jhon Sánchez (de 20 años) en en una contra mortífera tras un pase de Efrén Mera a los 42 minutos.

Desconcertado, Colón presionó en el segundo tiempo a tal punto que el árbitro pitó penal de Landázuri contra Suki a los 54 minutos.

Ocasión inmejorable para Colón de descontar, pero el lanzamiento anunciado de ‘la Pulga’ Rodríguez a media altura fue tapado en forma brillante por el portero Pinos.

La oportunidad perdida colmó de frustración al cuadro santafesino que empero, descontó a los 88 por intermedio de Olivera.

Impulsados por una multitud de hinchas de Colón, más de 30.000, el equipo rojionegro se fue con todo en busca del empate heroico, pero la ilusión se terminó al 90+4 con un mortífero contragolpe de Dajome.

Fue el fin de una ilusión de los miles de santafesinos que migraron hasta la capital paraguaya en un éxodo histórico de fanáticos de un club a un país extranjero.

«No hay palabras para lo de la gente, les pedimos perdón», agregó Lavallén.

El volante paraguayo Marcelo Estigarribia también le pidió «disculpas a la gente por no lograr el título» y agradeció «todo el apoyo».

(Visitado 9 veces, 1 visitas hoy)