El ataque con ácido en el rostro del peruano Mahud Villalaz, es investigado como un crimen de odio por la Fiscalía de Wisconsin.

Lima, 07 Noviembre 2019, (ANDINA).- El ataque con ácido en el rostro del peruano Mahud Villalaz, ocurrido el pasado viernes a las afueras de un restaurante mexicano de Milwaukee, en Wisconsin, es investigado como un crimen de odio por la Fiscalía de dicho distrito, informó BBC Mundo.

El medio periodístico británico señala que el sospechoso de realizar el ataque, que está detenido, fue identificado por las autoridades como Clifton Blackwell, un hombre de 61 años residente en la ciudad de Milwaukee.

Villalaz, de 42 años de edad y residente en Estados Unidos desde el 2001, denunció que Blackwell profirió «insultos racistas», lo llamó «invasor e ilegal» y le exigió que regresara a su país.

¿Qué ocurrió?

El pasado 1 de noviembre, al final de la tarde, Villalaz decidió ir a comer a una taquería en un barrio predominantemente latino de Milwaukee.

Estacionó su camioneta frente al local y un hombre blanco le espetó que no podía aparcar ahí por estar demasiado cerca de una parada de autobús. Villalaz regresó al vehículo y lo movió una cuadra más allá.

Al acercarse al restaurante, el mismo hombre, posteriormente identificado como Clifton Blackwell gracias a las imágenes de una cámara de seguridad, le gritó: «¿Por qué invadiste mi país?». También le instó de forma grosera a volver al suyo.

Villalaz le respondió llamándole racista y le dijo que todos en EE. UU. vienen de otros lugares y que los indios americanos son los únicos que estaban antes en el país.

En ese momento fue cuando el sospechoso sacó una botella y le arrojó el ácido a la cara, ante lo que Villalaz corrió al baño del restaurante para enjuagarse con agua.

Villalaz fue trasladado a la unidad de quemados del hospital St. Mary donde se le trató de quemaduras de segundo grado en la cara, mejillas y cuello, además de una lesión en el ojo izquierdo.

Un test de PH reveló que las lesiones fueron causadas por una sustancia ácida. Los informes de la policía indican que la ropa de Mahud también fue quemada por dicha sustancia.

La agresión fue grabada por una cámara de seguridad y eso ayudó a la rápida identificación del sospechoso y su posterior detención.

Agentes de policía registraron la casa de Blackwell, donde encontraron ácido muriático, cuatro botellas de ácido sulfúrico, dos botellas de desatascador y productos limpiadores.

La oficina del fiscal de Milwaukee le envió a BBC Mundo el documento de denuncia contra Blackwell, a quien se acusó formalmente de lesión imprudente de primer grado, uso de un arma peligrosa y crimen de odio.

Crimen de odio

Villalaz nació en Perú y se trasladó a EE. UU. el 2001. Adquirió la ciudadanía el 2013.

Tras el ataque, desde el entorno de Villalaz se pidió ayuda a Forward Latino, una organización que defiende los intereses de la comunidad latina en EE. UU.

Su presidente, Darryl Morin, exigió desde un principio que el caso se tratara como crimen de odio.

«Estamos muy satisfechos y agradecidos de que la fiscalía nos haya escuchado», le dice Morin a BBC Mundo.

«En Forward Latino representamos a latinos en unos 20 estados y este incidente sigue el patrón de lo que vemos en todo el país», señala.

«Lo más chocante fue el uso barbárico de ácido en este ataque, diseñado no solo para infligir dolor sino para crear terror, y eso es lo que menos necesitamos en nuestro país después del ataque de El Paso», añade.

Para Morin, el hecho de que el acusado llevara una botella de ácido consigo denota que el acto no fue impulsivo o espontáneo.

«Esto fue planeado, estaba ahí, merodeando, esperando a alguien, con su botella de ácido», dice.

Comparecencia en el tribunal

Blackwell hizo su primera aparición ante el tribunal este miércoles, donde se fijó una fianza de 20,000 dólares en efectivo.

El laboratorio criminal del estado investiga qué sustancia se usó exactamente en el ataque.

En el tribunal se le prohibió a Blackwell cualquier contacto con Villalaz y la posesión de productos químicos, ácidos o baterías grandes.

«Tomo en cuenta las acusaciones en la denuncia, las cuales me parecen ciertamente crueles y premeditadas», declaró Rosa Barillas, comisionada del tribunal.

De ser declarado culpable, Blackwell puede ser condenado a un máximo de 35 años de cárcel y una multa de hasta 100,000 dólares.

El acusado debe comparecer ante el tribunal el próximo 15 de noviembre para la vista preliminar.

Muestras de cariño en un clima de odio

Villalaz también apareció públicamente este miércoles. Lo hizo en una conferencia de prensa en la que aprovechó para agradecer el apoyo y las muestras de cariño que ha recibido por distintos medios.

Contó que se encuentra mejor físicamente, aunque le esperan varias semanas de cuidados médicos.

Para poder costear los gastos, su hermana Priscilla abrió una campaña en GoFundMe, que rápidamente superó el objetivo de 15,000 dólares.

Los latinos son la minoría más grande en el estado de Wisconsin. Y en concreto en Milwaukee la población latina se ha triplicado desde 1990.

El presidente de Forward Latino ve una correlación inequívoca entre agresiones como la sufrida por Villalaz y el discurso del mandatario de Estados Unidos, Donald Trump, hacia los inmigrantes.

«Este presidente y quienes lo apoyan continúan con una retórica que estimula y extiende el odio por todo el país», lamenta Morin, quien recuerda que Trump se refirió a los inmigrantes que avanzaban en caravanas hacia la frontera entre México y EE. UU. como invasores, la misma palabra que utilizó el agresor de Milwaukee.

Aun así, Morin llama a no caer en el pesimismo.

«Hay mucho miedo en el país. Es fácil enfadarse, pero nos tenemos que asegurar de que la gente reaccione de forma positiva. El año que viene se hará el censo 2020 y todos los latinos pueden participar, necesitamos que rellenen el censo y necesitamos que todos los que sean elegibles vayan a votar.

«Si no nos gusta algo, podemos cambiarlo. Eso es una acción positiva que es buena para nuestro país», concluye.

(Visitado 2 veces, 1 visitas hoy)